CONOCIMIENTOS BÁSICOS PARA COMPRENDER EL ENSAYO JIHADISTA ISLÁMICO.

59ad73e8bcce4

“El hecho de que la gran mayoría de los musulmanes no apoyen esta violencia no distorsiona el significado real de la jurisprudencia islámica en este sentido. Todos los textos, tradiciones e historia en el islam son autoritarios .”

Por Vaktar111 (ORIGINAL ARTICLE IN ENGLISH)

REALIDAD DE LA INFLUENCIA DE LA RELIGIÓN EN MENTES JIHADISTAS

PREÁMBULO

Este es un estudio muy importante para comprender cómo funcionan las mentes de los jihadistas, cómo y por qué quieren destruir la civilización occidental y cualquier otra forma no islámica, y proporcionarán las herramientas para entrar en el cerebro de esos monstruos.

A pesar de la propagación global de la violencia yihadista en el último siglo y este, muchas personas mal informadas piensan que toda esta violencia islámica es un subproducto de una mala interpretación de las escrituras islámicas. Nada puede estar más lejos de la realidad. Jihad no es una batalla espiritual interior, no tiene nada que ver con fortalecer tu alma o convertirte en una mejor persona. Las enseñanzas reales del islam son claras. Jihad id luchando cualquiera que sea el medio para conquistar el mundo, la umma debe prevalecer.

El hecho de que la gran mayoría de los musulmanes no apoyen esta violencia no distorsiona el significado real de la jurisprudencia islámica en este sentido. Todos los textos, tradiciones e historia en el islam son autoritativos .

El principal problema que encontramos con el islam es … no es solo una religión, es un método político, social y psicológico para socavar la individualidad. Los yihadistas aspiran a dirigir y administrar estados, como hemos visto en Siria e Irak, aunque sea brevemente. Y esta “Administración” se adquiere por medios violentos, terroristas e insurgentes .

Entonces, estamos hablando de política aquí, sin consideraciones religiosas, cuando intentan superar los regímenes democráticos o los pueblos occidentales e implementar su programa jihadista. El objetivo final es establecer

Califato global.

“El Islam es un régimen completo y completo para la totalidad de la vida humana, que los musulmanes están obligados a implementar y ejecutar por completo” Hizb at-Tahrir, fundador de Daesh.

Como todos ustedes ya saben, no hay separación entre religión y política en el islam, como los jihadistas señalan con fuerza, no hay esferas privadas y públicas … todo es comunitario, debido a dos características del islam: es completo (Kamil), perfecto y suficiente, y comprensivo (Shamil), es decir, que abarca todos los aspectos de la vida humana.

La lengua árabe tiene una palabra para “política” (siyasa) que corresponde a la categoría occidental. Pero no es un concepto coránico, lo que podría explicar por qué no es un concepto central en la narrativa jihadista. Hay, por otro lado, varios conceptos importantes que ocupan un lugar destacado en el pensamiento yihadista y podrían describirse como políticos en nuestros términos. Estos incluyen Khalifa (califa), Sharia y el término menos conocido hukm, que significa “juicio” o “regla”.

Estos términos árabes aparecen mucho en los escritos yihadistas, y provienen del Corán, convirtiéndose en la piedra angular de la teoría política yihadista. “Hukm”, del verbo hakama (juzgar) tiene el sentido de la regla de significado en todas sus dimensiones políticas. El verbo “hakama” está presente en tres pasajes estrechamente relacionados en la quinta sura (al-Mai’da, la tabla), que a menudo se citan en la literatura yihadista, particularmente en argumentos que buscan justificar el estatus infiel de los gobiernos en la actualidad. Estados de mayoría musulmana.

La fórmula se encuentra por primera vez en la última parte del versículo 42: “Los incrédulos son aquellos que no juzgan de acuerdo con las revelaciones de Dios”. El pasaje se repite con pequeñas variaciones en los versículos 45 y 47. Los yihadistas interpretan que esto indica que cualquier gobernante que no gobierne en estricta conformidad con la ley de la Sharia es un infiel y, por lo tanto, debe ser resistido, incluida la violencia, visto como apóstatas y como debe ejecutado.

Khalifa, o califa, proviene del verbo Khalafa, que significa seguir o tener éxito. Califa significa literalmente sucesor y, en el contexto del islam, el anuncio de Daesh de su supuesto califato en 2014 proporciona una ilustración vívida de cómo los yihadistas utilizan el concepto coránico del califa en apoyo de sus objetivos políticos.

La declaración se tituló “Esto es lo que Dios ha prometido” y comienza con el versículo 55 de durat aan-Nur (La luz), que dice:

“Dios les ha prometido a aquellos de ustedes que creen y hacen buenas obras para hacerlos maestros en la tierra como él hizo a los que fueron antes de ellos, para fortalecer la religión, Él eligió de ellos, y para cambiar sus temores a la seguridad …”. “Que me adoren y no sirvan a nadie más que a mí. Malvados son los que después de esto me niegan ”.

El verbo traducido como “hacer maestros” (“gobernantes” en otras traducciones) es “istakhlafa” de la raíz Khalafa y, por lo tanto, con connotaciones de califa. Sobre la base de este y relacionado con los pasajes quran, la declaración de ISIS afirma que Dios ha prometido la soberanía y el liderazgo global del islam sobre la tierra, pero que el cumplimiento de esta promesa depende de que Dios sea adorado en el monoteísmo más estricto. En consecuencia, allanar el camino para el cumplimiento de la promesa de Dios es una de las misiones centrales del movimiento yihadista global.

Este examen de la exégesis yihadista ilustra que si bien los jihadistas no reconocen formalmente la distinción occidental entre política y religión, sin embargo tienen algo así como una teoría política. Dios gobierna la tierra como soberano a través de su ley revelada en forma de Sharia, y la tarea política es asegurar que su gobierno soberano se ponga en práctica al someter y ordenar a todas las relaciones sociales humanas al arbitraje de esa ley revelada.

La aparente contradicción entre la inseparabilidad de la religión y la política se resuelve al recordar que el islam es una forma de vida completa y completa. Para los jihadistas, el Islam es nidham (régimen) y un manhaj (programa) que se implementará completamente tanto en el ámbito privado como en el público. En ese sentido, la teoría política yihadista y el manifiesto político que fluye de ella son simplemente dimensiones de vivir el islam.

El movimiento jihadista global y su violencia es verdaderamente un movimiento político. La pregunta, sin embargo, es si la política por sí sola puede proporcionar una comprensión completa y completa del movimiento y su violencia. Esto nos lleva a la teología.

TEOLOGÍA

Teología

La teología, en el sentido occidental, no es una categoría en el pensamiento yihadista o, posiblemente, en el pensamiento islámico. Un término árabe equivale a la palabra inglesa “teología”, ilm al-lahut, pero se refiere exclusivamente a la teología cristiana.

El Islam, por otro lado, tiene su propia tradición indígena de erudición con un vocabulario único designado por el término general ulum Islamiya (ciencias islámicas). Estos cubren una amplia gama de disciplinas, algunas con correlaciones en otras religiones, como tafsir (exégesis), también en el judaísmo y el cristianismo. Otros son particulares del Islam, como la ciencia de los hadices, el estudio de la biografía del profeta y el asbab an-nuzul, que es la ciencia que determina la secuencia y las circunstancias en las que cada pasaje del Corán se reveló desde pasajes dentro de suras individuales. No están dispuestos en orden cronológico.

Aún así, uno puede emplear productivamente la concepción occidental (o cristiana) de la teología para el análisis del movimiento jihadista global de la misma manera que con la política. Esto extrae algunas características distintivas que no son capturadas por la política y que diferencian al movimiento jihadista global de los movimientos políticos seculares con los que se lo compara a menudo (de manera engañosa).

Una definición cristiana convencional de teología “denota la enseñanza acerca de Dios y su relación con el mundo desde la creación hasta la consumación, particularmente porque se establece de una manera ordenada y coherente”. [6] En este sentido, es posible concluir que los yihadistas tienen una teología que da forma a su visión del mundo y su actividad política.

La introducción de la categoría “teología” también permite identificar algo único acerca de los conceptos políticos yihadistas, como el califa, Shari’a y hukm. Son conceptos teológicos en sentidos gemelos que se relacionan con la enseñanza sobre Dios y su relación con el mundo, y encuentran su fuente en un texto considerado como la palabra literal de Dios, que articula Su voluntad para la humanidad.

Algunos de los conceptos fundamentales del pensamiento y la actividad yihadistas se pueden describir utilizando dos categorías occidentales distintas: política y teología. Dicho de otra manera, se requieren dos categorías conceptuales occidentales para describir adecuadamente, y mucho menos explicar, aspectos clave del pensamiento yihadista, que se combinan para formar una “teología política”. como conceptos teopolíticos que se relacionan tanto con la relación de Dios con el mundo como con la administración de los estados.

Una comprensión del terrorismo jihadista global ilustra la necesidad de integrar la política y la teología. La legitimación moral para matar ciudadanos occidentales es fundamentalmente teológica, basada en una interpretación de los mandamientos hechos por Dios en el Corán y el modelo de guerra practicado por Muhammad y sus sucesores. Pero la selección de objetivos terroristas a menudo se hace sobre la base de consideraciones políticas. Los objetivos rara vez se seleccionan, si acaso, por revelación, sino por su valor estratégico, simbólico y político para la agenda política yihadista más amplia: llegar al poder e implementar el “verdadero” gobierno islámico.

¿Por qué, entonces, es tan controvertido hablar de teología cuando se trata del movimiento yihadista global y su violencia? Una explicación es la naturaleza de las ciencias sociales contemporáneas donde existe una incomodidad palpable y, a veces, explícita con la categoría de teología. Esto se puede atribuir a lo que Jason Blum califica acertadamente como el “naturalismo metodológico y ontológico” de la mayoría de los investigadores de ciencias sociales, la idea de que “los fenómenos deben explicarse únicamente a través de categorías y causas naturales [mundanas, no religiosas] …”.

El naturalismo metodológico y ontológico trata la teología de sus temas como irrelevante porque no existe tal cosa como la “relación de Dios con el mundo”. Los conceptos teológicos y la retórica, junto con la práctica y la experiencia religiosas, deben explicarse únicamente por los fenómenos naturales y las causas. que son necesariamente ulteriores cuando los sujetos reclaman motivaciones y objetivos teológicos. La política, a diferencia de la teología, se considera una categoría real, tangible y, lo más importante, natural y, por lo tanto, legítima para explicar el movimiento jihadista global.

Sin embargo, existe una tensión para los científicos sociales, porque la literatura yihadista está saturada de lenguaje teológico. Así que los investigadores deben hacer algo con la teología expresada de los yihadistas. Dos estrategias son comunes en la literatura académica y en el comentario público. Una es minimizar la importancia de la teología jihadista y luego ignorarla. La otra es interpretar la teología jihadista como meramente política con otro nombre.

Thomas Hegghammer, un destacado experto en el movimiento jihadista global, ofrece una ilustración vívida de la estrategia de “minimizar e ignorar”. Si bien reconoce que el movimiento “tiene dimensiones tanto teológicas como políticas y puede analizarse desde ambas perspectivas”, aboga por centrarse exclusivamente en la política porque la teología, aunque útil para comprender el “origen intelectual de textos particulares”, no puede explicar las “preferencias políticas”. De los yihadistas. [8] Los yihadistas, por lo tanto, tienen una teología, pero no se considera que sean particularmente esclarecedores de su agenda política violenta y revolucionaria.

Por su parte, el politólogo francés Olivier Roy, quien ha publicado ampliamente sobre islamismo y terrorismo islamista, sostiene que la violencia yihadista surge de lo que él llama la “islamización del radicalismo” y no la “radicalización del islam”. Sostiene que “la juventud rebelde “Simplemente han” encontrado en el Islam el paradigma de su revuelta total “. [9] En otras palabras, los jihadistas deben entenderse realmente como revolucionarios políticos, que incidentalmente expresan sus tendencias a través del Islam, tal vez por razones de conveniencia, es decir, fueron Nacido en familias y comunidades musulmanas.

La evidencia, sin embargo, obliga a Roy a usar el término “religión” constantemente, lo que socava su tesis de que la teología es auxiliar. Él admite que los yihadistas extranjeros de Francia y Bélgica parecen abrumadoramente ser musulmanes “nacidos de nuevo” que, “después de vivir una vida altamente secular … de repente renuevan su observancia religiosa”. Además, concluye que son “creyentes sinceros”. Confundido por el hecho de que existe una “escasez de conocimiento religioso entre los yihadistas. [10] Roy toma esta escasez de conocimiento teológico como evidencia de que la teología es incidental al impulso revolucionario que lleva a los jóvenes musulmanes rebeldes a la violencia. Este es un claro ejemplo de la estrategia política por otro nombre.

El análisis de Roy refleja un problema común entre los científicos sociales contemporáneos: la incapacidad de tomar en serio la experiencia religiosa profesada, o incluso observable, incluso cuando se aplican a los jóvenes que han tomado la decisión trascendental de abandonar sus vidas para luchar y morir en el mundo. nombre del islam

Otra fuente de controversia se relaciona con los eruditos musulmanes occidentales, para quienes las preguntas sobre la teología yihadista son inevitablemente normativas. Hay mucho más en juego para los estudiosos musulmanes que una simple descripción precisa de la teología yihadista. Es completamente comprensible que tales estudiosos deseen cuestionar las afirmaciones teológicas normativas hechas por los yihadistas y ofrecer una lectura alternativa de esas mismas fuentes y tradiciones.

La tensión, sin embargo, surge del hecho de que el movimiento jihadista global no plantea cuestiones teológicas normativas para los estudiosos no musulmanes, ni tampoco para la mayoría de los occidentales. Sin embargo, algunos eruditos musulmanes interpretan mal las declaraciones descriptivas de los estudiosos no musulmanes sobre las creencias yihadistas contemporáneas como declaraciones normativas sobre el Islam en general, y luego se oponen a tales descripciones. Se oponen a que los eruditos no musulmanes adopten el lenguaje de los yihadistas porque creen que legitima injustamente a los yihadistas.

Algunos llevan esta oposición a los extremos. La académica musulmana Asma Afsaruddin, por ejemplo, ha argumentado que “aquellos que describen las acciones de estos grupos militantes como jihad son parte del problema”. Incluso ha sugerido provocativamente que es “Islamophobes” quien “se enfoca en la noción de jihad como combate armado “. [11] Esta oposición a hablar incluso de teología yihadista empuja a muchos eruditos no musulmanes a las aguas más cómodas y no polémicas de las explicaciones políticas, que también son las que ofrecen los eruditos musulmanes como Afsaruddin.

Pero como Sun Tzu observó famoso: “Si te conoces a ti mismo pero no al enemigo, por cada victoria obtenida, también sufrirás una derrota”. [12] Cerrar el estudio honesto y empírico del pensamiento yihadista es absolutamente contraproducente, una receta para lo grosero malentendido de un enemigo con el que Occidente, con razón o sin ella, se encuentra en guerra. Los eruditos musulmanes como Afsaruddin deben reconocer que no es la “islamofobia” lo que ha llevado a la jihad a la discusión pública: el movimiento jihadista global en sí es responsable. Si no hubiera jihadistas autodenominados que libraran la jihad autodenominada contra muchos estados de mayoría musulmana y sus aliados occidentales, entonces la cuestión de la jihad probablemente sería tan poco discutida como lo fue antes del 11 de septiembre. Los eruditos musulmanes como Afsaruddin también podrían ser más sensibles al hecho de que,

Religión

La religión es la categoría conceptual occidental más fácilmente observable en el pensamiento yihadista. El término din (religión) aparece con frecuencia y de manera central en la literatura yihadista. Además, la jihad, tal como fue concebida por los yihadistas, se considera un elemento fundamental de din al-Islam (la religión del islam). Se podría argumentar que, en el universo conceptual yihadista, los conceptos teopolíticos como califa, Shari’a y hukm se entienden correctamente simplemente como religiosos, o incluso más precisamente, como islámicos, que caen bajo la rúbrica de din.

Pero la categoría “religión” crea una verdadera confusión en el contexto occidental, convirtiéndola en una categoría difícil para analizar el movimiento jihadista global y su violencia. El núcleo del problema es que la religión en el contexto occidental generalmente se interpreta como un fenómeno plural y genérico, en el sentido de que hay múltiples religiones que comparten una esencia común. La visión occidental es evidente en la preocupación de las universidades occidentales con la religión comparativa como metodología de investigación y objetivo de los estudios religiosos, y en la obsesión concomitante con la identificación y definición de la esencia putativa transcultural de la religión.

El académico estadounidense Kenneth Rose, por ejemplo, define la religión como “la búsqueda humana por relacionarse con una dimensión inmaterial de la beatitud y la inmortalidad”. [13] El intelectual católico franco-estadounidense René Girard define la religión como “cualquier fenómeno asociado con los actos de recordar, conmemorando y perpetuando una unanimidad que surge del asesinato de una víctima sustituta “. [14] Estas son definiciones esencialistas clásicas de la religión. El problema es que los yihadistas creen en una sola religión: el islam. Cuando emplean el término “religión” (din), no tiene connotaciones plurales o genéricas, lo que hace que las definiciones académicas de la religión sean marginalmente útiles como marcos analíticos para comprender el movimiento jihadista global.

Es cierto que las definiciones de religión de Rose y Girard podrían aplicarse en sentido amplio al movimiento yihadista global. Pero es poco probable que la búsqueda de la beatitud y la inmortalidad y la conmemoración del asesinato de una víctima sustituta ayude a la comprensión de la mentalidad y la agenda jihadistas. Cualquier investigación provechosa de la dimensión religiosa del movimiento jihadista global debe comenzar con el Islam, no con lo que el movimiento jihadista global podría compartir en común con el budismo.

Por supuesto, no es ilegítimo investigar si puede haber vínculos intrínsecos entre la religión y la violencia. Pero esta es una pregunta aparte de la del papel de la religión del Islam (din al-Islam) en el pensamiento y la acción jihadistas, y la combinación de ambos no ayuda a comprender este último. Las cruzadas cristianas de los siglos XII y XIII o el enredo de la iglesia alemana con el Tercer Reich no iluminan el pensamiento, las motivaciones y los objetivos de los yihadistas del siglo XXI. Sin embargo, este tipo de problemas se entrometen constantemente en la discusión del movimiento jihadista global.

Conclusión

La falsa dicotomía entre religión y política ha sido un largo análisis y discusión del conflicto de Occidente con los jihadistas contemporáneos. En lugar de adherirse a este paradigma fácil y anticuado, los académicos, periodistas y legisladores occidentales deberían deshacerse de su negación desde hace mucho tiempo del papel de la teología islámica en el jihadismo contemporáneo. Reconocer que Occidente se enfrenta a una potente “teología política islámica” en la forma del movimiento jihadista global será un primer paso hacia la comprensión de la verdadera naturaleza de uno de sus desafíos de seguridad más duraderos.

Autor: Jonathan Cole tiene un Ph.D. en teología política de la Universidad Charles Sturt y una maestría especializada en estudios del Medio Oriente de la Universidad Nacional de Australia. Ha trabajado como analista senior de terrorismo en la Oficina de Evaluación Nacional y en la Dirección de Señales de Australia.

~ por ramrock en febrero 19, 2019.

2 comentarios to “CONOCIMIENTOS BÁSICOS PARA COMPRENDER EL ENSAYO JIHADISTA ISLÁMICO.”

  1. Reblogueó esto en LA POLÉMICA..

    Me gusta

  2. Reblogueó esto en La Orden de Merkava.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
The World We Live In

Please do your own research. The information I share is only a catalyst to expanding ones confined consciousness. I have NO desire for anyone to blindly believe or agree with what I share. Seek the truth for yourself and put your own puzzle together that has been presented to you. I'm not here to teach, preach or lead, but rather assist in awakening the consciousness of the collective from its temporary dormancy.

THE DC PATRIOT

REAL NEWS IN REAL TIME

Truth11.com

Truth11.com is an alternative media news site that is dedicated to the truth + true journalism. The truth will set us free, it will enlighten, inspire, awaken + unite us. Armed with the truth united we stand, for peace, freedom, health + happiness for all.

Albigensia Press

The Author Home of Marcus Johnston

Escribir sobre la punta de la i

Pequeños relatos para grandes historias

Es war einmal...

"Los dogmas del quieto pasado no concuerdan con el tumultuoso presente." (Abraham Lincoln)

saania2806.wordpress.com/

Philosophy is all about being curious, asking basic questions. And it can be fun!

Conservative Media Censors

All Media Censors, and it isn't right!

Take It Easy

Retired, not expired: words from the after(work)life. And music. Lots of music!

LAS PALABRAS DE XAVIER

BLOG LIBRE, LIBERTARIO, LIBERTAD, SIN ATADURAS LITERARIAS.

John Aranda

Blog de literatura, música, poesía y filosofía.

Banter Republic

It's just banter

Arte de pensar

Jessica Hernández

EL ARTCA

Poesía Microrrelatos Arte

Alejandro A. Tagliavini

"Quizá haya enemigos de mis opiniones, pero yo mismo, si espero un rato, puedo ser también enemigo de mis opiniones. ", J.L. Borges

LA POLÉMICA

Conflicto internacional

Meanderings

Unusual Videos and Video/Music Compilations

Eva y Punto

Relatos eróticos y otras reflexiones

El Blog de Miguel

Actualidad, política, historia

BRAINCHILD

gehadsjourney.wordpress.com

Frasecillas

Pequeñas dosis a base de concentrado de palabra. Frases, poesía, microcuentos y otros escritos.

|छाप|

Trail of Thoughts

News from Ibonoco

Moments de vie, fragments de textes et quelques notes...

El lobo en la encrucijada

Relatos de fantasía y ciencia ficción variados.

ALERTA NACIONAL

La Verdad Nacional Española

VOZ IBÉRICA (Sin Censuras)

La única plataforma ibero-americana sin censura .

Flor de letras

Ejercicios de escritura

Situaciones Difíciles y Conflictivas

Las trampas del poder son infinitas y las mentiras más aún. La gente debe pensar por su cuenta, no a contarle la verdad, sino que desconfíe de todas las verdades publicadas.

Dobby the Capybara

The Suburban Capybara

El timo del género

por Alicia Rubio

realpolitics

¿Qué? ¿Quién? ¿Cómo? ¿Por qué? La política explicada de forma clara y comprensible

Los sueños de un escritor

Un lugar en el que soñar, leer y opinar sobre escritura

A %d blogueros les gusta esto: