Asad Shah pertenecía a la secta Ahmadi y debió escapar en 1991 hacia Escocia por el odio religioso en Pakistán
Asad Shah pertenecía a la secta Ahmadi y debió escapar en 1991 hacia Escocia por el odio religioso en Pakistán

Asad Shah era una de las personas más queridas en su vecindario en el área de Shawlands, en Glasgow, Escocia. Salvo por Tanveer Ahmed, un extremista islámico que no entendía cómo el comerciante podía mantener una buena relación con cristianos e “infieles” y publicar videos en Facebook y YouTube donde se autoproclamaba como “profeta”. Fue por ese motivo, según la justicia, que lo apuñaló 30 veces hasta matarlo el pasado 24 de marzo. Hoy se lo condenó por el brutal crimen.

La corte escuchó los alegatos y sacó la conclusión que Shahfue atacado por pertenecer a…