No a la guerra en Siria.

•septiembre 7, 2013 • 1 Comentario

Por Robert Spencer (original en INGLÉS)

obamad-450x281

Un panel del Senado votó a favor de autorizar a Barack Obama a usar la fuerza militar en Siria.Esto es un desastre en ciernes.

Al igual que en Afganistán, Obama no tiene ninguna meta, ningún plan para la victoria. Dijo que los ataques militares en Siria no se dirigirían hacia la eliminación de Bashar Assad, pero luego dijo que sería una buena cosa  eliminar Assad del poder. Este fue sólo uno de los muchos indicios de cómo el plan Siria está mal concebido y mal concebido por Obama es en realidad.

Obama dijo que Assad utilizó armas químicas, pero aún no ha presentado pruebas suficientemente convincentes como para convencer a nuestros aliados más cercanos, los británicos. Lo que se ha producido es una serie de vídeos de YouTube de dudosa procedencia, que no  establecen nada concluyente.

Y como sucede cada vez más en Afganistán también, cuando Hamid Karzai sigue mostrando su verdadera cara, Obama ni siquiera tiene ningúnos verdaderos aliados dentro de Siria, tampoco. Incluso el New York Times ha admitido que no existe una fuerza de combate secular significativa dentro de Siria. Los principales grupos rebeldes están aliados con al-Qaeda. John Kerry insiste en que son “seculares” y John McCain nos asegura que son “moderados”.Ninguno de estos grupos, sin embargo, han mostrado ningún signo de estar bien.

Y ahora, McCain se ha negado a apoyar la resolución del Senado, diciendo que sólo debemos entrar si Obama tiene la intención de eliminar  a Assad. Así que de nuevo vemos que el plan de Obama en Siria es totalmente opaco, incluso para sus más ardientes partidarios. Y eso no es ninguna sorpresa, ya que no se basa en los hechos que no han sido aún establecidos.

Vladimir Putin ha acusado abiertamente a Kerry de mentir, diciendo: “Se encuentran muy bien, por supuesto. Vi debates en el Congreso. Un congresista pide a Kerry: “¿Está Al Qaeda allí? Él dice: “No, te lo digo de manera responsable que él no  está.” Unidades de Al Qaeda son la principal cúpula militar, y ellos lo saben. Fue desagradable y sorprendente para mí – les hablamos, partimos de la hipótesis de que son personas decentes. Pero que se ha quedado y sabe que está mintiendo. Es triste “.

Putin agregó que “lo que el Congreso y el Senado de los EE.UU. están haciendo en esencia es estar legitimando la agresión. Esto es inadmisible en principio “.

Es difícil discutir con eso. Obama incluso ha admitido que “no pueden estar directamente inminentemente amenazados por lo que está ocurriendo” en Siria. De hecho, a la luz de la posición dominante de al-Qaeda de los rebeldes sirios y la oposición de Rusia y China a nuestra intervención, entrar a Siria podría desencadenar un conflicto mucho mayor.

Obama y su equipo de seguridad nacional – Kerry, Hagel yReis – una vez más, parecen indiferentes a los intereses estadounidenses. Ellos no han sido honestos con el pueblo estadounidense acerca de la naturaleza de la oposición siria, o cómo podría ser bueno para Estados Unidos una vez más  ayudar a la pro-Sharia, las fuerzas pro-jihad en Siria, como Obama hizo en Egipto y Libia, con desastrosos resultados.

Por encima de todo, es lamentable que Barack Obama todavía no ha aportado pruebas de que Assad utilizó armas químicas. Es el colmo de la hipocresía para él para empujar hacia adelante con la acción militar tras criticar a George W. Bush sin piedad para proporcionar pruebas suficientes de las armas de destrucción masiva en Irak. El riesgo es demasiado alto para que Obama se juegue a  la política: hay que ver la prueba, y lo necesitamos ahora.

 

Sin embargo, incluso si Obama se las arregla para producir una prueba concluyente de que Bashar Assad utilizó armas químicas contra su propio pueblo, que en sí mismo no es ipso facto  el caso de la intervención – a menos que Estados Unidos  ahora va a intervenir contra cualquier tirano que aterroriza a sus propias personas de todo el mundo. No tenemos un ejército de tamaño suficiente para hacer eso, especialmente después de las intervenciones en Irak y Afganistán que  han agotado nuestros recursos, nos debilitamos militar y económicamente. Sin un apremiante interés nacional enviarnos a Siria, sería mucho más prudente que tomemos las medidas necesarias para restablecer la economía y revivir el ejército en lugar de involucrarnos en una aventura sin punto, sin objetivo claro, y de la que no hay manera fácil de salir .

Este es el error de juicio, la coronación de una presidencia que ha sido alarmantemente llena de ellos. Sin embargo, Obama dijo el miércoles : “Mi credibilidad no está en la línea. La credibilidad de la comunidad internacional está en la línea. “Pero la comunidad internacional no se ha unido a su llamada para un ataque contra Siria. Tampoco ha acordado que Assad utilizó armas químicas o que los rebeldes son “moderados seculares” que deben ser ayudados. Obama también dijo que “no estableció una línea roja”, el mundo lo hizo – pero el mundo no está con él en ésto.

El pueblo estadounidense no debería estarlo , tampoco. El liderazgo republicano – John Boehner, John McCain, Lindsay Graham – han estado de acuerdo con Obama. No deben seguir los Estados Unidos necesita una oposición leal para defender en el Congreso para los verdaderos intereses de Estados Unidos, y para insistir: no a la guerra de EE.UU. en Siria.

Folletos Freedom Center ya está disponible en el Kindle: Haga clic aquí .  

 

 
Acerca de 

Robert Spencer es director de Jihad Watch y autor de The New York Times best-sellers La guía políticamente incorrecta del islam (y las Cruzadas) y La verdad sobre Mahoma. Su último libro, hubiera existido Muhammad? , ya está disponible.

siria

No se tío… a mi, esa foca del Ártico que te han vendido los gitanos no termina de convencerme.

•septiembre 7, 2013 • 1 Comentario

TIMO

Las subidas de impuestos que preparan Montoro y Rajoy

•septiembre 7, 2013 • 3 comentarios

Originalmente publicado en Diego Sánchez de la Cruz:

Los impuestos que vienen

El periódico Expansión anticipa en su edición del 6 de septiembre los siguientes aumentos de la presión fiscal:

- Subida del IVA sanitario, determinada por el Tribunal de Justicia de la UE.
- Subida del IVA para los notarios. Hasta ahora, los servicios financieros estaban excluidos de este gravamen.
- Subida y cambios en el Impuesto de Circulación.
- Aumento de retenciones a profesionales.
- Tasa a depósitos bancarios.

También hay que considerar los 100 millones que pagarán los supermercados por una nueva tasa creada por el Ministerio de Hacienda.

Ver original

PARA VERGÜENZA DEL PAYASO DE CARACAS…

•septiembre 7, 2013 • 1 Comentario

Originalmente publicado en Opinión y Literatura:

21333

 

Los judíos venezolanos celebraron Año Nuevo Judío en Florida

Itongadol.- En Venezuela, Fanny Hausmann celebra Rosh Hashaná – Año Nuevo Judío – cocinando tortas de manzana y miel, visitando a sus familiares y reuniéndose con la familia y sus amigos. Este año las tradiciones fueron las mismas pero hubo una diferencia: celebraron en el suburbio Aventura, de Miami, donde miles de judíos venezolanos se han establecido luego de huir del gobierno de difunto presidente Hugo Chávez, quien ha vociferado su oposición a Israel.

La comunidad judía allí ahora es muy parecida a la que muchos dejaron en Caracas. La vida se centra alrededor del Centro Comunitario Judío Michael-Ann Russel, donde se habla en español, y de la Sinagoga Sky Lake, donde la población judía ha sido reemplazada por una más joven, la mayoría venezolanos. Incluso los bar mitzvas son celebrados como en Venezuela.

Los números varían, pero la mayoría…

Ver original 245 palabras más

Abercio y su Vecinita

•septiembre 7, 2013 • 1 Comentario

MUHAMMAD: EL PROFETA GUERRERO

•septiembre 6, 2013 • 8 comentarios

Por Richard A. Gabriel

Richard A. Gabriel, un historiador militar y profesor adjunto en la Royal Military College de Canadá, ha sido autor de cuarenta y un libros. Su último es Muhammad: Primera Gran general del Islam (Oklahoma University Press, 2007).

Publicado originalmente por SEM revista.

 

Muhammad_Banu_Qaynuqa

 

La larga sombra de Muhammad se extiende a través de siglos de luchas hasta el presente. Hoy en día se estima que 1,4 millones de musulmanes de todo el mundo siguen sus enseñanzas-la palabra de Dios revelada a Mahoma y se convirtió en la segunda religión más grande del mundo detrás de la cristiandad de la que el Islam toma el  Corán. Pero a pesar de los logros notables de Mahoma, no hay relato moderno de su vida que examine su papel como primer gran general del Islam y el líder de la insurgencia exitosa. Sin embargo, si Muhammad no hubiera tenido éxito como comandante,  el Islam podría haber sido relegado a un lugar atrasado y la conquista geográfica de los imperios bizantino y persa por los ejércitos árabes nunca podría haber ocurrido.

La idea de Muhammad como militar será nueva para muchos. Sin embargo, era realmente un gran general. En el espacio de una década luchó ocho grandes batallas, llevó dieciocho redadas, y planeaba otros treinta y ocho operaciones militares donde otros estaban en orden sino que opera bajo las órdenes y dirección estratégica. Herido dos veces, él también experimentó dos veces con sus posiciones invadidos por fuerzas superiores antes de que lograra devolver la pelota a sus enemigos y reunir a sus hombres a la victoria. Más que un gran general de campo y táctico, fue también un teórico militar, reformador de la organización, pensador estratégico, comandante de combate a nivel operacional, el líder político-militar, soldado heroico y revolucionario. El inventor de la guerra de insurgencia y el primer practicante exitoso de la historia, Muhammad no tenía formación militar antes mandó un ejército en el campo.

El Servicio de inteligencia de Mahoma finalmente rivalizaba con la de Bizancio y Persia, especialmente cuando se trataba de información política. Según los informes, pasó horas idear estratagemas tácticas y políticas, y una vez comentó que “toda guerra es astuto”, recordando a los analistas modernos de la máxima de Sun Tzu, “toda guerra es engaño.” En su forma de pensar y la aplicación de la fuerza Muhammad fue una combinación de Karl von Clausewitz y Niccolo Machiavelli, porque siempre emplea la fuerza al servicio de objetivos políticos. Un gran estratega astuto, que utiliza métodos no militares (construcción de alianzas, el asesinato político, la corrupción, las apelaciones religiosas, la misericordia y la carnicería calculado) para fortalecer su posición a largo plazo, a veces incluso a costa de las consideraciones militares a corto plazo.

La creencia de Mahoma en el Islam y su propio papel como el “Mensajero de Dios” revolucionó la guerra árabe y dio lugar a la creación del primer ejército del mundo antiguo motivado por un sistema coherente de creencias ideológicas. La ideología de la guerra santa (yihad) y el martirio ( shahada ) por la fe se transmitió a Occidente durante las guerras entre musulmanes y cristianos en España y Francia, donde se cambió el pensamiento pacifista cristiana tradicional sobre la guerra, traído a la existencia de un círculo de cristianos santos guerreros, y siempre a la Iglesia Católica, con su justificación ideológica de las Cruzadas. Ideología, ya sea religiosa o secular, ha seguido siendo un componente principal de las empresas militares desde entonces.

Muhammad forjó el instrumento militar de la conquista árabe, que comenzó dos años después de su muerte por gestar un nuevo tipo de ejército  que no se había visto antes en Arabia. Se presentó no menos de ocho grandes reformas militares que transformaron a los ejércitos y la conducta de la guerra en Arabia. Así como Filipo de Macedonia transforma los ejércitos de Grecia, por lo que su sucesor, Alexander, podría emplearlos como instrumentos de conquista e imperio, Muhammad transforma los ejércitos de Arabia para que sus sucesores podrían utilizarlos para derrotar a los ejércitos de Persia y Bizancio y establecer el corazón del imperio del Islam.

Muhammad era, ante todo, un revolucionario, un fiero líder guerrillero religiosa que creó y dirigió la primera insurgencia nacional auténtica en la antigüedad que sea comprensible en términos modernos, un hecho que no pasó desapercibido para los yihadistas de la actualidad, que a menudo citan el Corán y Muhammad el uso de la violencia para justificar sus propios insurgentes. A diferencia de los generales convencionales, Muhammad no buscaba la derrota de un enemigo o invasor extranjero, sino que trató de sustituir el orden social árabe existente con uno nuevo basado en una cosmovisión ideológica radicalmente diferente. Para lograr sus objetivos revolucionarios Muhammad utilizó todos los medios reconocidos por los analistas modernos como características de una insurgencia exitosa en el mundo de hoy.

Aunque Muhammad comenzó su lucha por un nuevo orden con un pequeño grupo guerrillero capaz de realizar sólo limitadas hit-the-islamic-war-tmand-run incursiones, en el momento en que estaba listo para atacar a La Meca una década más tarde esa pequeña fuerza guerrillera se había convertido en un gran ejército convencional con unidades de caballería e infantería integrados con capacidad para llevar a cabo operaciones de combate a gran escala. Fue la primera fuerza militar verdaderamente nacional en la historia árabe, y fue este instrumento militar convencional de que los sucesores de Mahoma utilizan para forjar un gran imperio.

El ascenso de Muhammad al poder fue un ejemplo clásico de una insurgencia exitosa, con toda probabilidad, el primer ejemplo de ello en la antigüedad.El Occidente se ha acostumbrado a pensar en las conquistas árabes que siguieron a Mahoma en términos puramente militares convencionales. Sin embargo, los ejércitos que lograron esas conquistas no existían en Arabia antes de Mahoma. Fue exitosas operaciones de Mahoma no convencionales guerrilleros, su exitosa contrainsurgencia, que llevó a los ejércitos a la existencia. Las conquistas árabes posteriores, tanto en relación con el concepto estratégico y los nuevos ejércitos como instrumentos de método militar, fueron las consecuencias del éxito militar antes de Mahoma como líder de la insurgencia.

Este aspecto de la vida militar de Muhammad como guerrilla insurgente es probable que la huelga al lector curioso. Sin embargo, si se emplean los medios y métodos utilizados por los analistas militares modernas para caracterizar la guerra de insurgencia como categorías de análisis, está claro que la campaña de Muhammad para difundir el Islam en todo Arabia cumplió con todos los criterios. Uno de los requisitos para la insurgencia es un líder determinado cuyos seguidores lo consideran como especiales de alguna manera y digno de su siguiéndolo. En el caso de Muhammad su personalidad carismática se ve reforzada por su profunda convicción de que él era el Mensajero de Dios, y que Muhammad fue a seguir a obedecer los dictados de Dios mismo.

Las insurgencias también requieren una ideología mesiánica, que propugna un credo coherente o un plan para reemplazar el orden social, político y económico existente con un nuevo orden que es mejor, más justo, ordenado o por la historia o incluso por el mismo Dios. Muhammad utilizó el nuevo credo religioso del Islam a desafiar a las instituciones básicas tradicionales árabes y valores sociales como opresivo y no santa y digna de reemplazo. Con este fin se creó la ummah , o comunidad de creyentes, comunidad de Dios en la tierra, para servir como un reemplazo mesiánica de los clanes y tribus que fueron la base de la sociedad árabe tradicional. Uno de los logros más importantes de Mahoma fue el establecimiento de nuevas instituciones sociales que alteran en gran medida y en algunos casos sustituir completamente las del viejo orden social árabe.

Insurgencias exitosas requieren también un grupo disciplinado de los verdaderos creyentes a hacer el trabajo de la organización y el reclutamiento de nuevos miembros. Cuadros revolucionarios de Mahoma consistió en el pequeño grupo de conversos originales atrajo en La Meca y se llevó consigo a Medina.Estos fueron los muhajirun o emigrantes. Los primeros conversos entre los clanes de Medina, el ansar , o ayudantes, también llenan las filas de los cuadros. Dentro de este cuadro revolucionario era un círculo de hombres de talento, algunos de ellos conversos más tarde. Algunos, como Abdullah Ibn Ubay y Khalid al-Walid, tenían experiencia comandantes de campo y proporciona una fuente muy necesaria de conocimientos militares. Círculo íntimo de Muhammad le aconsejó y se encargó de que sus directivas se llevaron a cabo. Estos asesores ocupaban cargos clave durante la vida del Profeta y lucharon entre sí por el poder después de su muerte.

Una vez que Muhammad había creado su grupo de revolucionarios, estableció una base para llevar a cabo operaciones militares en contra de sus adversarios. Estas operaciones inicialmente tomaron la forma de emboscadas y redadas dirigidas al aislamiento Meca, la principal ciudad del enemigo, y otras ciudades de negociación que se le oponían. Sólo uno de cada seis árabes vivían en una ciudad o pueblo en este momento, los demás residían en el desierto, viviendo como los pastores nómadas. Muhammad eligió Medina como su base de operaciones, debido a su ubicación estratégica. Medina estaba cerca de la principal ruta de las caravanas de la Meca a Siria que constituía la línea de vida económica de La Meca y otros oasis y pueblos que dependen del comercio de las caravanas para su supervivencia económica.Medina también fue lo suficientemente lejos de la Meca para permitir Muhammad las manos relativamente libres en sus esfuerzos para convertir los clanes beduinos que viven a lo largo de la ruta de las caravanas. Muhammad entiende que las conversiones y alianzas políticas con los beduinos, no los compromisos militares con los mecanos, fueron las claves del éxito.

timthumb (1)

Las insurgencias requieren una fuerza armada y la mano de obra para mantenerlos. Fue a partir del pequeño grupo original de la guerrilla que el ejército convencional más grande podría ser cultivada que en última instancia permitirá a la insurgencia a participar a sus enemigos en el juego de piezas batallas cuando el tiempo y político las condiciones eran adecuadas. Muhammad pudo haber sido el primer comandante en la historia para entender y aplicar la doctrina posterior propugnada por el general Vo Nguyen Giap de Vietnam del Norte como “guerra del pueblo, ejército del pueblo”. Muhammad estableció la creencia entre sus seguidores que Dios había requisado todos los propósitos musulmanes y propiedad de sus esfuerzos y que todos los musulmanes tienen la responsabilidad de luchar por la fe.Todos, hombres, mujeres e incluso niños-tenían la obligación de servicio militar en defensa de la fe y de la ummah que era la comunidad de los elegidos de Dios en la tierra. Es esencial entender que la atracción de la ideología islámica más que nada produce la mano de obra que permitió pequeño grupo revolucionario de Muhammad a convertirse en una fuerza armada convencional capaz de enfrentamientos a gran escala.

El rápido crecimiento del ejército insurgente de Muhammad es evidente en las figuras siguientes. En la batalla de Badr (624 ce), Muhammad sólo podría poner 314 hombres en el campo. Dos años más tarde, en segundo lugar Badr, 1.500 musulmanes tomaron el campo. En la batalla 628 en Kheibar, el ejército musulmán había crecido a 2.000 combatientes. Cuando Muhammad montó en su asalto a La Meca (630) lo hizo con 10.000 hombres. Y en la batalla de Hunayn unos meses más tarde, el ejército contaba 12 000 hombres. Algunas fuentes de registro que la expedición de Muhammad a Tabuk más tarde el mismo año estaba compuesto por 30.000 hombres y 10.000 de caballería, pero esto es probablemente una exageración. Lo que se desprende de las cifras, sin embargo, es que la insurgencia creció muy rápidamente en términos de su capacidad para reclutar mano de obra militar.

Como todos los ejércitos insurgentes, las fuerzas de Mahoma inicialmente adquirian las armas, despojándolas de los presos y enemigos muertos . Armas, cascos y armaduras eran artículos caros para los relativamente empobrecidos Saudita y los musulmanes conversos al principio, escogidos en su mayoría de entre los pobres, huérfanos, viudas, y otros socialmente marginales, mal podían pagarlos. En la batalla de Badr, el primer compromiso importante con un ejército enemigo, los muertos fueron despojados de sus espadas y otros equipos militares, estableciendo un precedente que se hizo común.Mahoma también estableció la práctica de exigir a los presos para proporcionar armas y equipo en lugar de dinero para comprar su libertad. Un prisionero en Badr, un comerciante de armas, se vio obligado a dar a los insurgentes  mil lanzas para obtener su libertad. Muhammad llegó a tener suficientes armas, cascos, escudos y armaduras para abastecer a un ejército de 10.000 para su marcha a La Meca.

La capacidad de Muhammad obtener armas y equipo suficientes tenía una importante ventaja política.Muchos de los conversos de la insurgencia provenían de los elementos más pobres de los clanes beduinos, la gente demasiado empobrecidos para pagar armas y armaduras. Mediante el suministro de estos conversos con material militar costosa, Muhammad levantó inmediatamente su estatus dentro del clan y garantiza su lealtad a él, aunque no siempre con el credo del Islam. En las negociaciones con los jefes beduinos les dones de armamento costoso hizo. Caballos y camellos eran igualmente importantes recursos militares, ya que sin ellos las redadas y la realización de operaciones a través de grandes distancias no eran posibles. Muhammad obtuvo sus animales de la misma manera que lo hizo con sus armas y con igual éxito. Al Badr los insurgentes tenían sólo dos caballos. Seis años más tarde, en escuadrones de caballería de Hunayn Mahoma numerada 800 caballos y jinetes.

Una insurgencia debe ser capaz de sostener la base popular que soporta los elementos de combate. Para lograr esto, Mahoma cambió las antiguas costumbres con respecto a la distribución de botín tomado en las redadas. El jefe de un clan o tribu árabe tradicionalmente tuvo una cuarta parte del botín para sí.Mahoma decretó que reciben sólo una quinta parte, y aun esto el jefe no tomó para sí mismo, sino en el nombre de la ummah . Bajo las viejas formas individuos mantienen lo botín que habían capturado.Muhammad requiere que todos booty ser entregado a un fondo común que se reparte por igual entre todos los combatientes que habían participado en el ataque. Lo más importante, Muhammad estableció que los primeros demandantes en el botín que habían tomado en el nombre de la ummah eran los pobres y las viudas y huérfanos de los soldados muertos en batalla. También utilizó la promesa de una mayor participación en el botín de huelga alianzas con clanes beduinos, algunos de los cuales permanecieron fieles y paganos tanto hasta el final, luchar por el botín en lugar de por el Islam.

violentislam

El líder de la insurgencia debe tener mucho cuidado para proteger su autoridad de desafíos, incluyendo los que provienen del interior del propio movimiento. Muhammad tenía muchos enemigos, y él estaba siempre en guardia frente a un atentado contra su vida. Al igual que otros líderes, Muhammad se rodeó de un grupo fiel de seguidores que actuaban como su guardaespaldas y llevaban a cabo sus órdenes sin rechistar. Con este fin se creó la suffah , un pequeño grupo de fieles seguidores que vivieron en la mezquita junto a la casa de Muhammad. Reclutados entre los más piadosos, entusiastas y fanáticos seguidores, vinieron de orígenes empobrecidos. Los Suffah miembros pasaron gran parte de su tiempo a estudiar el Islam. Ellos se dedicaron a Muhammad y sirvieron no sólo como su guardia de la vida, sino también como una policía secreta que podrían ser llamados en cualquier momento para llevar a cabo cualquier tarea que Muhammad estableció para ellos, incluyendo el asesinato y el terror.

Ninguna insurgencia puede sobrevivir sin un aparato de inteligencia eficaz. Ya cuando Muhammad dejó La Meca en el año 622,  dejó un agente de confianza, su tío Abbas, quien continuó a enviandole informes sobre la situación en ese país. Abbas se desempeñó como agente en el lugar durante más de una década, hasta La Meca cayó a Muhammad.

En el comienzo de operaciones de Mahoma sufrió de una falta de inteligencia táctica. Sus seguidores eran gente del pueblo en su mayoría sin experiencia en el viaje por el desierto. En algunas de las primeras operaciones de Muhammad tuvo que contratar guías beduinos. A medida que la insurgencia creció, sin embargo, su servicio de inteligencia se hizo más organizado y sofisticado, usando los agentes in situ, espías comerciales, informativas de los presos, las patrullas de combate y de reconocimiento en vigor como los métodos de recolección de inteligencia.

El mismo Mahoma parece haber poseído un conocimiento detallado de las lealtades de clan y de la política en el área de la insurgencia de las operaciones y utilizado este conocimiento con buenos resultados en la negociación de alianzas con los beduinos. A menudo se lleva a cabo el reconocimiento anticipado de los campos de batalla en los que él luchó. En la mayoría de los casos el servicio de inteligencia le proporcionó suficiente información sobre la ubicación del enemigo y sus intenciones antes de cualquier intervención militar. No tenemos conocimiento de cómo exactamente se organizó el servicio de inteligencia o en la que se encuentra. Eso era parte de la suffah , sin embargo, parece una suposición razonable.

Las insurgencias tienen éxito o fracasan en la medida en que son capaces de ganar la lealtad de un gran número de ciudadanos comprometidos a apoyar los objetivos de la insurgencia. Muhammad entiende el papel de la propaganda y se esforzó mucho para hacer público su mensaje y ampliamente conocida. En una sociedad árabe en gran parte analfabeta, el poeta fue la principal transportadora de la propaganda política. Muhammad contrató lo mejor que el  dinero puede comprar,  poetas para cantar sus alabanzas y denigrar a sus oponentes. Él emitió proclamas sobre las revelaciones que recibió como el Mensajero de Dios, y se mantuvo en la vista pública para mantener la visión del nuevo orden y la promesa de un paraíso celestial constantemente ante la opinión pública. También envió misioneros a otros clanes y tribus, para instruir a los “paganos” de la nueva fe, a veces la enseñanza de esos grupos para leer y escribir en el proceso. Muhammad entiende que el conflicto entre el orden social existente, con sus injusticias manifiestas y su visión del futuro, y superó a sus adversarios en la difusión de su visión de ganar la lucha por los corazones y las mentes de la población árabe.

El terrorismo parece ser un elemento indispensable de una insurgencia exitosa, y no lo fue menos en el caso de Muhammad. Él utilizó el terrorismo en dos formas básicas: En primer lugar, se aseguró la disciplina entre sus seguidores haciendo ejemplos públicos de traidores y apóstatas. En la época de Muhammad el castigo por apostasía en el Islam era la muerte. También ordenó a algunos de sus enemigos políticos asesinados, incluyendo poetas y cantantes que lo había ridiculizado públicamente.Cuando sus ejércitos marcharon hacia La Meca, por ejemplo, de Muhammad suffah se dedicó a cazar a una lista de antiguos enemigos señalados para su ejecución. En segundo lugar, Muhammad utiliza el terrorismo para infundir miedo en los corazones de sus enemigos a gran escala. En el caso de las tribus judías de Medina, Mahoma parece haber ordenado la muerte de todo el Beni Qaynuqa tribu y la venta de sus mujeres y niños a la esclavitud, a pesar de que más tarde se convenció de lo contrario por el jefe de uno de sus aliados . En otra ocasión, una vez más en contra de una tribu judía de Medina, ordenó a todos los varones de la tribu de adultos, algunos novecientos, decapitado en la plaza de la ciudad, las mujeres y los niños vendidos como esclavos, y sus bienes distribuidos entre sus seguidores musulmanes. Poco después de la conquista de La Meca, Mahoma declaró “guerra a muerte” contra todos los que se quedaron idólatras, instruyendo a sus seguidores a matar a los paganos que encontraron en el lugar. Su crueldad y brutalidad sirven para fortalecer la mano con los opositores y aliados por igual.

Uso de Mahoma del terrorismo no va en detrimento del Islam como una religión más que la historia de la campaña militar de Israel para conquistar Canaán le quita el judaísmo. Con el tiempo los orígenes violentos de las religiones se olvidan y sólo la fe misma se mantiene, por lo que los fundadores de las creencias llegan a ser recordado como tocado por la violencia de los registros históricos. En el caso de Muhammad, el resultado ha sido la de restarle importancia a los aspectos militares de su vida y sus considerables logros militares como la primera gran general del Islam y el inventor de la teoría y práctica de la insurgencia.

Muhammad también se las arregló para llevar a cabo una revolución en la forma en que los árabes lucharon sus guerras, la transformación de sus ejércitos en instrumentos capaces de operaciones de combate a gran escala que podrían alcanzar los objetivos estratégicos en lugar de sólo el clan de pequeña escala, tribal, o de los objetivos personales. Al hacerlo, creó los medios y las circunstancias históricas que transforman los clanes árabes fragmentadas en una entidad militar nacional consciente de su propia identidad. Como resultado, los grandes comandantes de las primeras conquistas árabes fueron desarrollados por el propio Mahoma.

Si no hubiera dado lugar a una revolución militar en la guerra árabe, es posible que el Islam no hubiera sobrevivido en Arabia. Después de un año de la muerte de Muhammad muchos de los clanes que habían jurado lealtad al Islam se retractaron, dando como resultado la Guerra de los apóstatas, o riddah . La brillantez de los generales de Mahoma y las habilidades de combate superiores de su nuevo ejército hizo posible que el Islam derrotara a los apóstatas obligandolos a volver al redil religioso. Al mando de los ejércitos árabes, esos mismos generales llevadas a cabo la conquista árabe de Persia y Bizancio. La forma árabe antigua de la guerra no habría tenido ninguna posibilidad de éxito contra los ejércitos de uno u otro de esos imperios.

Muhammad transformó la composición social de los ejércitos árabes de una colección de clanes, tribus y parientes de sangre leal sólo a sí mismos en un ejército nacional fiel a una entidad social nacional, laummah . La ummah no era una nación o un Estado en el sentido moderno, sino un cuerpo de creyentes religiosos bajo el mando unificado y el gobierno de Muhammad. La ummah trascendió los clanes y tribus y Muhammad permitió forjar una identidad común, de alcance nacional, entre los árabes por primera vez. Fue el liderazgo de esta entidad nacional que Mahoma dijo, no de ningún clan o tribu. La lealtad a la ummah permitió al ejército nacional para unificar las dos armas de combate tradicionales de infantería y caballería en una verdadera fuerza de armas combinadas. Beduinos y los habitantes de la ciudad habían visto históricamente unos a otros con desconfianza. Infantería árabe tradicionalmente había sido extraída de las personas que viven en las ciudades, los asentamientos, y los oasis de Arabia. Caballería árabe fue tradicionalmente extrae de clanes beduinos, cuyos guerreros nómadas sobresalido en rápidas incursiones, ataques sorpresa y retiros esquivos, habilidades perfeccionadas a un borde fino sobre generaciones de asalto.

Estos dos tipos de combatientes poseían poca experiencia en la lucha al lado de otros. Obligado por las lealtades de clan y de vida en los asentamientos, infantería árabe fue firme y coherente y por lo general se puede confiar para mantenerse firme, sobre todo en la defensa. La caballería árabe, por otra parte, era poco fiable en una batalla contra la infantería, a menudo la ruptura de la lucha para mantener sus preciosos montes de ser herido o hacerse con cualquier botín que habían tomado. Sin embargo la caballería Beduina caballería era competente en el reconocimiento, ataque sorpresa, protegiendo los flancos, y la búsqueda de infantería indisciplinada. Muhammad fue el primer comandante árabe a unirse con éxito dos armas de combate en un ejército nacional y utilizarlas de manera concertada en la batalla. Gracias a la comunidad religiosa más grande de creyentes, la ummah , podría combinar los dos elementos principales de la sociedad árabe tradicional, los habitantes de la ciudad y las tribus beduinas, en una sola identidad nacional árabe. Ese cambio fue precedido en realidad por un cambio en la composición social de la sociedad árabe.

Antes de Muhammad, los contingentes militares árabes lucharon bajo el mando del clan o tribal líderes, a veces reunidos en coalición con otros clanes o tribus. Si bien la autoridad de estos jefes de los clanes fue reconocido por su propio clan, cada jefe se consideraba igual a cualquier otra, así que no había ningún comandante general cuya autoridad podría obligar a la obediencia o la dirección táctica del ejército en su conjunto. Guerreros del clan lucharon por sus propios intereses, a menudo sólo por el botín, y no se sienten obligados a perseguir los objetivos mayores del ejército en su conjunto. A menudo no se presentaron al campo de batalla, llegaron tarde, o simplemente abandonaron la lucha, una vez que habían capturado suficiente botín. Guerreros y caballos eran preciosos, y los líderes del clan resistieron más arriba dirección táctica que podría colocar a sus hombres y animales en peligro. Como resultado, las batallas árabes eran a menudo poco más que breves peleas, desorganizados que rara vez producen un resultado decisivo.

Para corregir estas deficiencias Muhammad estableció un comando unificado para sus ejércitos centrado en sí mismo. Dentro de la ummah no había distinción entre el ciudadano y el soldado. Todos los miembros de la comunidad tienen la obligación de defender el clan y participar en sus batallas. La comunidad de los creyentes era realmente una nación en armas, ya todos los creyentes siguieron las órdenes de Muhammad, el Mensajero de Dios. Como comandante en jefe Muhammad estableció el principio de unidad de mando mediante el nombramiento de un comandante con autoridad general para llevar a cabo las operaciones militares. A veces también nombró a un segundo al mando.Muhammad menudo ordenó personalmente a sus tropas en el campo. También nombró a los otros comandantes, que operaban bajo su autoridad. Como musulmanes, todos los miembros del ejército estaban igualmente sujetos a las mismas leyes, y todos los miembros del clan y sus jefes estaban sujetas a la misma disciplina y castigos. Cuando se trabaja con los clanes cuyos miembros no eran musulmanes, Mahoma siempre extrae un juramento de honor a sus jefes a obedecer sus órdenes durante la batalla.

La creación de un mando militar unificado dio ejércitos de Mahoma una mayor fiabilidad en la planificación y en la batalla. Comando Unificado también permite un mayor grado de coordinación entre los diversos elementos de combate del ejército y el uso de diseños tácticas más sofisticadas que podrían aplicarse con mayor certeza, lo que aumenta en gran medida el poder ofensivo del ejército.

La guerra árabe tradicional destacó la actuación valiente de los guerreros individuales en la batalla, no la capacidad del clan para luchar como una unidad. El guerrero árabe luchó por su propio honor y el prestigio social dentro del grupo familiar, no para el clan en sí. Una de las consecuencias fue que los ejércitos árabes y las unidades de clan dentro de ellos no suelen reflejar un alto grado de unidad de combate de la cohesión, la capacidad del grupo para permanecer intactos y luchar juntos bajo el estrés de la batalla.

Los Ejércitos de Mahoma, por el contrario, eran altamente cohesivos, manteniendose juntos incluso cuando peleaban en inferioridad o fueron invadidos. La ummah sirvió como un mayor locus de la lealtad del soldado que trascendía el clan. Muchos de los primeros conversos de Mahoma habían dejado a sus familias y clanes a seguir al Profeta. Hubo muchos casos en que los miembros de un mismo clan o incluso familias lucharon en bandos opuestos durante sus primeras batallas. Religión resultó ser una mayor fuente de cohesión de las unidades de sangre y de clan lazos, las obligaciones de la fe sustituir y reemplazar los de tradición e incluso familiares. Sus soldados cuidan unos a otros como hermanos, que bajo los preceptos del Islam que eran, y rápidamente se ganó una reputación por su disciplina y ferocidad en la batalla.

Ejércitos de Mahoma demostraron un alto grado de motivación militar que los ejércitos árabes tradicionales. Ser un buen guerrero siempre ha estado en el centro de los valores árabes, pero Muhammad mejorado el estado del guerrero. Sus soldados estaban siempre garantiza una participación en el botín. Se convirtió en un dicho común entre los musulmanes que “el soldado no sólo es el más noble y profesión agradable a los ojos de Dios, pero también la más rentable.” Soldados de Mahoma en general se pagaba mejor que los soldados persas y bizantinos.

Pero mejor paga era sólo una pequeña parte de la motivación de los nuevos guerreros islámicos. Una de las innovaciones más importantes de Mahoma fue convencer a sus tropas que estaban haciendo la obra de Dios en la tierra. Había soldados de curso de otras religiones que lucharon por motivos religiosos.Pero ningún ejército antes de la religión de Mahoma jamás colocada en el centro de la motivación militar y define el soldado principalmente como un instrumento de la voluntad de Dios en la tierra. Los soldados del Islam llegaron a verse a sí mismos como la lucha bajo las instrucciones de Dios. El resultado, siendo evidente en las sociedades islámicas hoy, era un soldado que disfrutó mucho mayor estatus social y el respeto de los soldados en los ejércitos occidentales.

Un elemento central de la motivación de un soldado islámico en la época de Muhammad fue la idea de que la muerte no era algo para ser temido, sino abrazado. El pronunciamiento de Mahoma que los muertos en la batalla serían bienvenidos inmediatamente en un paraíso de placer y la vida eterna era un incentivo poderoso para un buen desempeño en el combate. Morir luchando en defensa de la fe para que se cumpliera la voluntad de Dios y convertirse en un mártir. La vida misma estaba subordinado a las necesidades de la fe. Soldados musulmanes muertos en combate se les otorgó el más alto respeto en la escala árabe de valores. Mientras que los que murieron en la batalla antes había celebrado un ejemplo de valentía y generosidad, antes de que Mahoma nunca se sugirió que la muerte era de agradecer o necesario para ser un buen soldado. Las enseñanzas de Mahoma cambió la visión tradicional árabe de sacrificio militar y producen un soldado más dedicado que los ejércitos árabes habían nunca visto antes.

La guerra árabe antes de las reformas de Muhammad involucrado clanes y tribus que luchan por el honor o botín. Ningún comandante dirige a la esclavitud o el exterminio del enemigo, ni la ocupación de sus tierras. La guerra árabe había sido la guerra táctica, nada más. No había ningún sentido de la guerra estratégica en la que se buscaron objetivos estratégicos a largo plazo, grandes y hacia el cual se dirige la aplicación táctica de la fuerza. Muhammad fue el primero en introducir a los árabes la idea de la guerra de los objetivos estratégicos. Su objetivo final, la transformación de la sociedad árabe a través de la difusión de una nueva religión, fue estratégico en concepto. Aplicación de la fuerza y ​​la violencia de Mahoma, ya sea convencional o convencional, siempre se dirige a este objetivo estratégico. A pesar de que comenzó como el fundador de la insurgencia, siempre fue Clausewitz en su opinión de que el uso de la fuerza era un medio táctico para el logro de los objetivos estratégicos más amplios.Muhammad no hubiera introducido esta nueva forma de pensar a la guerra árabe, el uso de los ejércitos árabes posteriores de forjar un imperio mundial no sólo habría sido imposible, hubiera sido impensable.

Una vez que la guerra fue aprovechada a los objetivos estratégicos, se hizo posible para ampliar su aplicación a introducir medidas tácticas que eran completamente nuevas para la guerra árabe.Muhammad atacó las tribus, pueblos y guarniciones antes de que pudieran formar coaliciones hostiles, sino que aísla a sus enemigos cortando sus líneas de vida económicas e interrumpiendo sus líneas de comunicación, era un maestro en la negociación política, la formación de alianzas con las tribus paganas cuando servía a sus intereses; y puso cerco a las ciudades y pueblos. También introdujo la nueva dimensión de la guerra psicológica, que emplean el terror y la matanza como un medio para debilitar la voluntad de sus enemigos. Varios textos también mencionan el uso de Mahoma de catapultas ( manjaniq ) y los coches cubiertos móviles ( dabbabah ) en la guerra de asedio. Lo más probable es que estos dispositivos de asedio fueron adquiridos en Yemen, donde se han ubicado dentro y fuera de las guarniciones persas de los siglos. Mahoma parece haber sido el primer comandante árabe para utilizarlos en el norte. Cuando la guerra de una vez árabe había sido un asunto completamente táctica, la introducción de la guerra estratégica de Mahoma permitió el uso de tácticas de la manera adecuada, como un medio para mayores fines estratégicos. Guerra, después de todo, no es un fin en sí mismo. Es, como Clausewitz nos recuerda, siempre un método, no una meta.

Como un huérfano, Mahoma había carecido hasta el entrenamiento militar más rudimentaria normalmente proporcionado por un padre árabe. Para compensar esta deficiencia, se rodeó de guerreros experimentados y constantemente buscó su consejo. De hecho, con frecuencia se nombró a los mejores guerreros de sus antiguos enemigos a los puestos de mando, una vez que se convirtieran al Islam. Buscó buenos oficiales donde los encontró, el nombramiento de los jóvenes para llevar a cabo ataques a pequeña escala para darles experiencia en combate, y en ocasiones la selección de un funcionario de un pueblo para comandar un ataque beduino, para ampliar su experiencia con la caballería. Él siempre escogió a sus comandantes militares sobre la base de su experiencia probada y la capacidad, no por su ascetismo y devoción religiosa. Él fue el primero en institucionalizar la excelencia militar en el desarrollo de un cuerpo profesional oficial árabe. A partir de ese cuerpo de comandantes entrenados y experimentados llegaron los generales que comandaban los ejércitos de las conquistas árabes.

Tenemos poca información sobre cómo Muhammad entrenó a sus soldados, pero es casi seguro que lo hizo. Hay claras referencias a la formación en natación, atletismo y lucha libre. Los primeros soldados del Islam habían dejado su clan y lealtades familiares detrás de unirse a la ummah . Los conversos tuvieron que ser socializados a una nueva base de la lealtad a los militares en la fe y las nuevas unidades militares creadas con soldados de muchos clanes. Referencias en diversos textos sugieren que Muhammad entrenado estas unidades en la clasificación y el taladro, a veces personalmente formado y se dirigió a ellos antes de la batalla, y los desplegados para luchar en unidades disciplinadas, no como individuos como era la práctica común. Estas unidades disciplinadas podrían ser entrenados para realizar una gama más amplia de diseños tácticos que había sido previamente posible. Uso de Mahoma de la caballería y arqueros en concierto con su infantería fue uno de los resultados. Mientras padres árabes continuaron entrenando a sus hijos en la guerra mucho después de la muerte de Mahoma, los ejércitos de las conquistas árabes y más tarde los del imperio árabe instituyeron entrenamiento militar formal para reclutas.

Muhammad había sido uno de los organizadores de las caravanas durante veinticinco años antes de que comenzó su insurgencia, y mostró la preocupación del caravanero para la logística y la planificación. Su experiencia en las áreas que le permitió proyectar fuerza y ​​llevar a cabo operaciones militares a través de largas distancias a través de terrenos inhóspitos. Durante ese tiempo hizo varios viajes al norte a lo largo de la carretera de especias, por ejemplo, y se ganó una reputación de honestidad y un excelente administrador y organizador. Tales expediciones requeridas gran atención al detalle y conocimiento de rutas, tarifas ofMuhammad habían sido uno de los organizadores de las caravanas durante veinticinco años antes de que comenzó su insurgencia, y mostró la preocupación del caravaner para la logística y la planificación. Su experiencia en las áreas que le permitió proyectar fuerza y ​​llevar a cabo operaciones militares a través de largas distancias a través de terrenos inhóspitos. Durante ese tiempo hizo varios viajes al norte a lo largo de la carretera de especias, por ejemplo, y ganó una? Ción reputación de honestidad y un excelente administrador y organizador. Tales expediciones requieren una gran atención al detalle y el conocimiento de las rutas, las tasas de marcha, las distancias entre las paradas, el agua y la alimentación de los animales, la ubicación de los pozos, el clima, los lugares de emboscada, etc? Conocimiento que le sirvió como jefe militar. En el año 630 dirigió un ejército entre veinte y treinta mil hombres (las fuentes discrepan sobre el número exacto) en una marcha de 250 millas a través del desierto de Medina a Tabuk duración dieciocho-veinte días, durante la temporada más calurosa del año. Según los estándares tradicionales árabes, que viaje era nada menos que asombroso.

La transformación de la guerra árabe Muhammad fue precedida por una revolución en la forma árabes pensaban acerca de la guerra, lo que podría llamarse la base moral de la guerra. El viejo código caballeresco que limita la sangría fue abandonado y reemplazado con un ethos menos propicio a la restricción, la venganza de sangre. Extender ese ethos más allá de los lazos de parentesco y de sangre para incluir a los miembros de la nueva comunidad de los creyentes musulmanes, inevitablemente, hizo la guerra árabe más amplio y sangriento de lo que había sido nunca.

Dentro de 200 años después de las conquistas musulmanas de Bizancio y Persia, la influencia de la reforma de Mahoma sobre los ejércitos árabes convencionales había desaparecido, desplazado por la más poderosa influencia de bizantinos, persas, y las prácticas militares turcos. Legado militar de Muhammad es más evidente en la metodología moderna de la insurgencia y de la poderosa idea de la yihad. En los años siguientes a su muerte, los eruditos islámicos desarrollaron una cuenta de la ley islámica de la guerra. Esta rama del derecho, esencialmente completa por 850, se basa en última instancia en dos pilares: el ejemplo y la enseñanza de Muham loco y la palabra de Dios como se expresa en el Corán?. En el corazón de la ley islámica de la guerra es el concepto de jihad, que significa? Esforzarse, luchar, luchar,? pero en Occidente se entiende comúnmente que significa eso? guerra santa.?

Según la doctrina clásica sunita, jihad puede referirse genéricamente a cualquier esfuerzo digno, pero en la ley islámica que significa lucha armada principalmente por el Islam contra los infieles y apóstatas. El elemento central de la doctrina de la yihad es que la comunidad islámica ( umma ) en su conjunto, bajo el liderazgo del Califa (sucesor de Mahoma), tiene el deber de ampliar el dominio islámico hasta que todo el mundo está gobernado por la ley islámica. Expansionista jihad es, pues, un deber colectivo de todos los musulmanes. Tierra ocupada por los musulmanes se conoce como el dar al-Islam , mientras que el resto de territorio es conocido como el dar al-Harb , ¿la tierra de guerra.? La ley islámica plantea la inalienabilidad de territorio islámico. Si infieles atacan el dar al-Islam , se convierte en un deber de todos los musulmanes a resistir y de todos los demás musulmanes a asistirlos. Así jihad puede estar a la defensiva y ofensiva.

En la conducción de la guerra santa, todos los varones adultos, a excepción de los esclavos y de los monjes, se consideran objetivos militares legítimos y no se hace distinción entre militares y civiles. Las mujeres y los niños no pueden dirigirse directamente, a menos que actúen como combatientes apoyando al enemigo de alguna manera. El enemigo puede ser atacado sin tener en cuenta el daño indiscriminado, y es permisible matar a las mujeres en las redadas nocturnas, cuando los combatientes musulmanes no pueden distinguir fácilmente de los hombres.

La ley islámica prohíbe la mutilación de los muertos y la tortura de prisioneros, aunque la definición de la tortura es un problema, ya que el propio Mahoma impuso castigos que podrían calificar fácilmente como la tortura hoy. Tras Mu? Propia práctica de Hammad, un yihadista puede ejecutar, esclavizar, rescate o liberación de prisioneros enemigos. Aunque las mujeres y los niños capturados no debían ser asesinados, podían ser esclavizados, y los hombres musulmanes pueden tener relaciones sexuales con mujeres esclavas adquiridas por la yihad (cualquier matrimonio se considerará anulada por su captura).

Chiíes, unos diez a quince por ciento de los musulmanes, se suscriben a una doctrina poco diferente de la yihad, en la creencia de que sólo puede ser llevada a cabo bajo el mando del líder legítimo de la comunidad musulmana, a quien llaman imán. Chiítas creen que el último imam se escondió en el año 874 y que el deber colectivo de salarios expansionista jihad se suspende hasta su regreso en un futuro apocalíptico. Pero los eruditos chiítas no afirman el deber de emprender el jihad defensiva contra los invasores infieles.

La ley islámica clásica es menos tolerante con los no musulmanes. Apóstatas del Islam, los paganos, los ateos, agnósticos, yPseudo-scriptuaries, es decir, los miembros de las sectas que han aparecido desde la época de Muhammad, por ejemplo, a los sikhs, bahais, los mormones, y Qadianis sólo se les ofrece la opción de la conversión al Islam o la muerte.

A principios del siglo XIX, modernistas islámicos sunitas empezaron a modificar la ley clásica de la guerra. El indio musulmán pensador Sayyid Ahmad Khan argumentó que la yihad era obligatorio para los musulmanes sólo cuando se les impidió ejercer su fe, lo cual se restringe jihad para propósitos defensivos. Mahmud Shaltut, un erudito egipcio, asimismo argumentó sólo para la yihad defensiva.

Sunitas conservadores, como los wahabíes de Arabia, y los yihadistas militantes modernas en Irak y Pakistán todavía se adhieren a la doctrina tradicional. Es uno de esos musulmanes conservadores militantes que el legado militar de Muhammad está más vivo hoy.

Richard A. Gabriel, un historiador militar y profesor adjunto en la Royal Military College de Canadá, ha sido autor de cuarenta y un libros. Su último es Muhammad: Primera Gran general del Islam (Oklahoma University Press, 2007).

ARTÍCULO ORIGINAL EN INGLÉS:  THE MUSLIM ISSUE

Socialismo y el Síndrome de Peter Pan : la Eterna España Adolescente.

•septiembre 5, 2013 • 1 Comentario

 

Por: Ludwig Von Mises

 

La propaganda política,en comunión con sus secuaces que pueblan las estanterías de la prensa del día,inciden en recordarnos a menudo el privilegio de pertenecer a un país desarrollado,un país de vanguardia con una sociedad a la altura de un siglo XXI que tantos interrogantes arroja sobre esas sociedades en la vieja Europa.

Y es curioso el contemplar cómo el socialismo,el medio de adoctrinamiento dominante,ha ganado la batalla de esa propaganda ya iniciada con gran éxito en tiempos del socialismo hitleriano y de la mano de Goebbels. Si me acompañan,vamos a hacer un poco de memoria histórica para ganar perspectiva acerca de la situación sociopolítica actual. Estas eran las bases propagandísticas del socialismo nacionalista alemán ….¿ les suena?

1. Principio de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único Símbolo. Individualizar al adversario en un único enemigo.

2. Principio del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.

3. Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.

4. Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en una amenaza grave.

5. Principio de la vulgarización. “Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.

6. Principio de orquestación. “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.

7. Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que cuando el adversario responda el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.

8. Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.

9. Principio de la silenciación. Acallar sobre las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

10. Principio de la transfusión. Por regla general la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales; se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.

11. Principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente que se piensa “como todo el mundo”, creando impresión de unanimidad.

Salvando las distancias y de una forma mucho más sibilina pero,probablemente mucho más eficaz y efectiva,este es el entorno propagandístico que marca el día a día de las sociedades modernas y progresistas del siglo XXI como la sociedad española.

Así,observamos un profundo vacío intelectual,una lamentable ausencia de principios y de estructuras éticas en la sociedad civil,sustituídos por ese brillante think tank gubernamental que invade cada rincón de nuestra intimidad cotidiana.Pero los liberales defendemos la idea de que las sociedades no dejan de ser más que un complejísimo entramado de cooperaciones voluntarias,entramado que da lugar a las más importantes instituciones surgidas de forma consuetudinaria ( el dinero,la Ley en sentido material,las lenguas….) y que sientan las bases más sólidas para el desarrollo pacífico y enriquecedor de cualquier grupo humano : el respeto a la propiedad privada,los contratos libres y voluntarios, y la responsabilidad intelectual,dentro de un marco de respeto a la Ley en sentido material.

Pero de la misma forma que grandes referentes liberales de la talla de Mises,Hayek,Rothbard,Hoppe advertían del peligro de que la “fatal arrogancia” del Estado invadiera las estructuras económicas emanadas de la sociedad que coopera para destruirlas y generar pobreza y esclavitud,la maquinaria publicitaria estatal que mencionábamos al comienzo de este artículo se ha encargado de destruir aquellos elementos que deben constituir el más preciado bien de cualquier ser humano: su libertad de pensamiento,su capacidad de análisis,su espíritu crítico y en fin,su capacidad para tomar decisiones responsables en un entorno de incertidumbre….

El resultado final es una sociedad esclava y presa de sus propias contradicciones,con las consecuencias que podemos contemplar en las manifestaciones que pueblan cada uno de los rincones de nuestras calles desde el estallido de la crisis.

Así,las personas que claman por precios más bajos en los bienes de consumo,claman simultáneamente por sueldos más altos para los encargados de vender dichos bienes.Los médicos que salen a la calle defendiendo una sanidad “gratuíta” y de calidad,lo hacen desde el momento en que ven mermados sus sueldos y no aquel momento en que esa sanidad de calidad que defienden comenzaba a hacer aguas ante la insostenibilidad de dicho sistema público (¿acaso las listas de espera y la gente que pierde la vida en ellas es un hecho fruto de los actuales recortes?).Y qué decir de la Justicia,cuyos integrantes sellaron sus labios ante la Ley Orgánica del Poder Judicial del ínclito Alfonso Guerra, con la que se ponía punto y final a la independencia judial para dar paso a este sistema de justicia impartida desde el Palacio de la Moncloa.

Escuchamos a esta sociedad civil empapada de socialismo cargar contra los “ricos”,contra los empresarios a los que se visualiza con chistera y puro fustigando a sus empleados mientras hacen cola para entrar en campos de futbol poblados de esos mismos ricos ,esta vez de vestidos de corto, y de los que se anhela una foto,una camiseta sudada o una firma en el dorso de una entrada.La escuchamos clamar en contra de las grandes mansiones,de las marcas de ropa de lujo mientras ,cada semana,revistas como Hola o Pronto entran en casa de esos mismos críticos para hacerles partícipes de lujosas vidas aunque sea a tiempo parcial y de forma virtual (http://www.introl.es/medios-controlados/ ). Contemplamos un dia tras otro furibundos ataque contra los “malvados especuladores “,esos nuevos demonios del siglo XXI,en un país en el que la burbuja inmobiliaria creció de forma exuberante entre una población que firmaba créditos hipotecarios al grito de “ ¡¡la vivienda nunca cae de valor : hoy he comprado por diez y mañana venderé por treinta !!”.

Los mismos que critican de forma feroz la segregación por sexo en las escuelas porque consideran fundamental la presencia de los dos sexos para la formación integral de los niños (y logrando la cuadratura del círculo) son los mismos que reclaman el derecho a la adopción por parte de las parejas homosexuales,esta vez sin tener en cuenta el “valor” fundamental de la presencia de ambos sexos para la salud intelectual del menor.

Y es que, tal y como indicábamos al principio del artículo,una vez perdida la batalla de los principios,una vez derrotada la reflexión y la responsabilidad individual en favor de la socialización de las responsabilidades,de las pérdidas económicas,de la vida privada y del criterio propio,es decir,una vez expropiada la LIBERTAD DEL INDIVIDUO por parte del estado,no hay más que dejar actuar a las leyes de Goebels para perpetuar el camino de vuelta a la esclavitud más atroz.

España ha sustituído a Mises por Peter Pan: y es la realidad del hombre que actúa la que avanza inexorable poniendo el mismo final en todos los cuentos de socialismo peterpanesco : violencia,pobreza y tragedia.

psoe11

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.192 seguidores