La Auténtica Biografía de Mahoma.

El Profeta Delincuente

1.- Su Infancia y Juventud

Corría el año 570 en la ciudad árabe de La Meca, plena época del Cristianismo y Judaísmo. El mundo árabe iba tirando bien, sin muchos conflictos. Había beduinos, pastores nómadas organizados por tribus. Y había agricultores, que vivían en el norte, o en las áreas más fértiles y densas en el sur. En ese tiempo, la mayoría seguía religiones politeístas, aunque unas pocas tribus seguían el judaísmo, el cristianismo o zoroastrianismo. La ciudad de La Meca era un centro religioso para algunos politeístas árabes norteños, ya que contenía el muro sagrado del Zamzam y un pequeño templo: la Kaaba.

Al 12 de Rabí, es decir 29 de abril, nació un niño, Mahoma, en la familia de Amina (la viuda de Abdullah). Era una mujer pobre sin ningún tipo de recursos o ingresos fijos. Abdullah, murió poco antes del nacimiento de Mahoma. Amina, por ser pobre, buscó ayuda y se refugió con Abdul Muttalib, abuelo de Mahoma, quien era un hombre generoso, aunque atravesaba dificultades económicas. Esta situación fue muy difícil para la madre y su hijo.

 Amina no pudo alimentar a su hijo más que unas pocas semanas, y tuvo que buscar una nodriza beduina de nombre Halima bint Zu´aib, quien era muy pobre y vivía en un valle del desierto. Halima cuidó y amó como una madre a Mahoma. Le dio su leche, intentaba darle buena comida y jugaba con el pobre niño que perdió a su padre y estaba separado de su madre. Le intentaba contentar de todas las maneras posibles, pero por ser pobre no le pudo dar todo lo que el niño deseaba. Al cumplir los cinco años de edad, Amina, la madre de Mahoma, lo reclama, añorando a su hijo. Halima, aunque triste, lo comprendió y se lo entregó a su madre. Al poco tiempo Amina enferma y muere, quedando Mahoma huérfano de padre y madre a los seis años. Su abuelo, Abdul Muttalib, se queda con él, pero al cumplir Mahoma los ocho años, su abuelo también fallece, quedando nuevamente solo.

 Su tío, Abu Talib, le recibió en su casa. Era muy pobre y tenía una familia numerosa. Mahoma, para ayudar al mantenimiento de la familia, tuvo que trabajar como pastor, dependiente de comercio, recadero y ayudante en las caravanas. El Islam todavía no existía y era la época de las religiones como el cristianismo, el judaísmo y el hinduismo. La familia de Mahoma seguía una religión que no era ninguna de las antes mencionadas. Era una religión politeísta. Adoraban a varios dioses, como el Dios del Agua, el Dios del Sol o el Dios del Fuego. Es decir, Mahoma seguía la religión que le dio su familia, pero en ningún caso fue el Islam, porque el Islam todavía no existía.

Normalmente, con ocho años de edad los niños se divierten jugando y pasando de los problemas y dificultades de cualquier tipo. Sin embargo Mahoma, como niño pobre, tuvo que trabajar duro y enfrentar muchas dificultades. Crecer en esa situación tan dura le trajo mucha tristeza, sentimientos de soledad y falta de autoestima. Cuando veía a los otros niños de su edad, sentía mucha pena y añoraba a sus padres. Pensaba que ojalá también tuviese un padre con quien poder jugar, pasear y comprar juguetes. Ojalá tuviera una madre que le diese mucho amor, cariño, abrazos, besos, lo cuidara cuando enfermaba, lo alimentara y llorara por su dolor. El pobre niño lloraba en rincones sin poder expresar sus sentimientos a nadie.

Es indudable que nadie nos puede cuidar, amar y entender como lo hacen nuestros propios padres, y aunque vivía con su tío, no tenía muchas libertades y era constantemente maltratado. Su tía se portaba muy mal, le pegaba frecuentemente y le trataba de forma despectiva siempre que iba siempre lo trataba de forma despectiva a la hora de comer. Le decía “- a pesar de tener una familia tan grande, también hay que dar de comer a este acoplado!”.

Mahoma la escuchaba en silencio y aguantaba todo sin entender cuál era su culpa, por qué tenía que enfrentar esta situación tan cruel. Pero en su corazón comenzó a ebullir un volcán de venganza, enfado y resentimiento contra su situación, contra el mundo y especialmente contra las mujeres, debido al maltrato que recibía de su tía.

 Esta dura situación en la mayoría de los casos forma a un niño distraído y de baja autoestima. Mahoma se dio cuenta de que era un huérfano sin futuro, y que el mundo giraba en torno al dinero y el poder, pero de momento no tenía ninguna otra opción más que seguir con la familia de su tío.

 Nadie nace como delincuente, ni nadie quiere vivir su vida como uno. La delincuencia en la mayoría de los casos es consecuencia de una vida llena de dificultades y carencias afectivas. Este pobre niño fue creciendo en esa situación, llevándolo poco a poco a pensar como un delincuente. Llegando sus veinte años de edad se separó de la familia de su tío, ya que había hecho muchos amigos, y se fue a vivir por su cuenta. Se sentía bien preparado para empezar su nueva vida y conseguir mucho éxito en sus numerosos sueños. Decía siempre a sus amigos: “un día seré un rey y gobernaré a todo el mundo, todos me respetarán ya sea porque me aman o porque me temen, eso no importa”. A pesar de no tener ni una moneda en el bolsillo, su rabia lo mantenía lleno de energía y lo impulsaba con una fuerza imparable.

No quiso pasar su vida como un trabajador más, quiso ser rico y poderoso -¿pero cómo? ¿Qué hay que hacer para ser rico y poderoso?- Mahoma no tenía dinero para invertir en algún tipo de negocio, ni familia que le apoyase económicamente para mejorar su nivel de vida. El sueño de ser rico y poderoso sin tener dinero en el bolsillo, y sin tener techo para pasar sus noches, era casi una utopía.

Pasado un tiempo, Mahoma consiguió formar un grupo de jóvenes que estaban casi en su misma situación. Los jóvenes lo aceptaron como su jefe y administrador. Empezaron a planificar sus caminos hacia al éxito. La estrategia de Mahoma era muy clara: “Éxito, Poder y Dinero, a cualquier precio, no importa lo que se tenga que hacer para lograr este objetivo”.

 Estudiaron e investigaron bien todas las opciones. Se dieron cuenta de que el mundo estaba gobernado por los judíos y cristianos, quienes eran muy ricos y poderosos en la política, religión y sociedad. Había que atacarles, robarles y sacarles el dinero. Teniendo dinero en el bolsillo, el poder viene solo -¿pero cómo? – Entrar en sus casas y robarles no sería fácil, porque son muchos y van a responder de la misma forma violenta. Entonces decidieron robarles cuando se encontraran solos en la calle, el desierto o en sus tiendas, cubriéndose el rostro con un velo.

En los siguientes cinco años el grupo de Mahoma se hizo muy violento, atacando y robando a judíos y cristianos. Les asaltaban, pegaban y si se resistían podían llegar a matarles. Palabras como “Simpatía, Amor y Amistad” no existían en el diccionario de la vida de Mahoma. Para él todo era cuestión de cómo se podía conseguir todo. Les cogían en los caminos y en las calles de los pueblos, menos en La Meca donde no solían actuar. Todo era cuestión de tener a un ojeador que siguiera los movimientos de cristianos y judíos, y esperar a que el resto actuara. Mahoma estaba contento de su éxito en estos cinco años, pero no estaba completamente satisfecho, porque aún no llegaba al punto al que quería. Con el dinero que ganaba robando a judíos y cristianos no conseguía suficiente, porque casi todo se iba en los gastos de mantener a su grupo. No le quedaba mucho. No se podía asaltar a la gente todos los días, y tuvo que trabajar como empleado en una empresa de La Meca para que, además, nadie sospechara. Él estaba preocupado por su futuro y empezó a pensar en llevar a cabo una nueva estrategia para subir un peldaño más en su profesión de robar a los ricos para hacerse más poderoso.

2.-Su Primer Matrimonio

Mientras continuaba buscando la manera de hacerse más rico y subir su nivel de vida, a la edad de veinticinco años Mahoma conoció a Khadijah, – su jefa en el empleo que tenía en La Meca-, una comerciante viuda muy adinerada de cuarenta años, quince años mayor que él. Justo la oportunidad que necesitaba, a Mahoma no le importaba la edad ni el amor para subir de escala. Quiso pasar de todo, para él el amor o las relaciones no tenían tanta importancia como el poder y el dinero. Todas las dificultades y problemas que enfrentó en su infancia le volvieron muy frío y cruel.

Así, Mahoma comenzó a cortejar a esta mujer. Su juventud y la añoranza de Khadijah por sentirse de nuevo amada le hicieron fácil la tarea. Mahoma se casó por primera vez con la comerciante de cuarenta años de edad. El objetivo de Mahoma con este matrimonio era tener una vida llena de lujos y diversión, y aprovechando la riqueza de Khadijah, crear una base firme para su plan de superación. Era el plan perfecto para seguir aumentado en su escala de vida. Pero no dejó su banda, que seguía siendo una preocupación importante en su vida.

Al casarse con Khadijah y tener mucho dinero, Mahoma cambió su estilo de vida. Ahora podía viajar a donde quisiera, manipular influencias, y continuar ampliando su banda de delincuentes. Todo lo que era inaccesible para él anteriormente, ahora lo tenía al alcance de la mano. Mahoma continuó su avance, creando nuevos planes para su futuro. Hasta donde había llegado no era ni de cerca el final, Mahoma quería volar hasta el cielo y gobernar a todo el mundo. Así que hizo aún más grande su grupo de jóvenes delincuentes. Ahora incluso llegaban muchos jóvenes por sí solos a pedirle trabajo, ya que Mahoma era un mafioso muy famoso y los contrataba para robar y asesinar. Empezaron a ejercer violencia desmedida en sus fechorías, sin sentir ningún miedo. Los cristianos y judíos les temían. Le pedían a Mahoma que cesase con su delincuencia pero él no escuchaba a nadie. Le iba muy bien, tal y como quería. Ver que todos le temían lo alegraba cada vez más y lo llenaba de confianza. Mahoma amplió sus acciones al resto del mundo árabe, en todas las ciudades importantes, y tuvo sus grupos trabajando para él en todas las zonas. Así se convirtió en la mayor mafia de la época.

Llegando a la edad de cuarenta años tenía mucho poder, miles de personas trabajaban para él robando a los ricos cristianos y judíos. Todos los pobres, delincuentes y gente sin estudios formaban parte del grupo de Mahoma, ya que era una manera fácil de obtener dinero y salir de la miseria. Ahora no sólo robaban, -dieron un paso más-, violaban a las mujeres y mataban a todos los judíos y cristianos que se resistían a los soldados de Mahoma. Hacían esclavas a sus mujeres y las llevaban con ellos para torturarlas y violarlas. Fue el grupo mafioso más horrendo de esta época. De repente, Mahoma se dio cuenta de que la gente le tenía más miedo que respeto. Y los miles de personas que robaban y violaban a sus órdenes no iban a seguir su mandamiento durante toda la vida. -Entonces, ¿qué es lo que habría que hacer para llegar al último paso de gobernar al mundo entero?, ¿qué tendría que hacer para sentirse respetado y que le diesen todo lo que él quería?-.

3.- El Nacimiento de una Falsa Fe

Su equipo de consejeros, como estrategia para seguir sus pasos hacia el éxito, le sugirió crear una fe como la del judaísmo y cristianismo, que contaban con millones de seguidores en todo el mundo conocido. Sabían que incontables peregrinos iban a visitar sus lugares sagrados y donaban mucho dinero a las iglesias cristianas y judías. Le aconsejaron que crear una fe sería un buen negocio y traería mucho más dinero y poder. Ya estaban pensando en que si hacían realidad esa nueva fe podrían legalizar todas sus actividades mafiosas y crear una guerra, en el nombre de su fe, contra cristianos y judíos. De esta manera podría hacerse con su dinero, tierras y mujeres.

 Mahoma veía cómo los judíos y cristianos eran respetados y muy fuertes económicamente, en la política y la religión. Todo el mundo les seguía, y recibían mucho dinero por razones religiosas. Por eso a Mahoma le gustó mucho la idea de crear su propia fe (Aunque fuera falsa). Porque de siempre el sueño de Mahoma fue gobernar a todo el mundo. Él vio que, a la gente no educada y pobre, no era muy difícil enseñarles una nueva fe. Y los que no quisiesen aceptar su fe, serían obligados por la fuerza o amenazas, aprovechando a sus miles de soldados (mafiosos y asesinos).

 Ahora la cuestión era averiguar los pasos para lograr este objetivo. Cómo crear una falsa fe y conseguir hacer que todo el mundo lo siguiese. Mahoma planificó todo al detalle con su equipo de consejeros. Quisieron crear una fe que diese el poder completo a los seguidores y forzar a la gente a convertirse. De esta manera se otorgaba poder para matar a los que no quisiesen entrar en su fe, con un mensaje claro de única fe y dios, y colocando a Mahoma como el último y más adorable profeta del dios. Así los seguidores tendrían derecho a hacer la guerra contra todos los que no les siguiesen. Mahoma quiso dar poder completo a su equipo de ladrones y asesinos para robar y matar a todos los cristianos y judíos que quisiesen y así poder gobernar el mundo sin oposición alguna.

En el pueblo de La Meca todavía la gente le conocía como el marido de Khadijah, pero fuera de Meca Mahoma tenía fama de mafioso violento, de ladrón y de asesino. Esto, sumado a la fama de la ciudad como el mayor centro religioso conocido, lo llevó a tomar la decisión de usar a La Meca como el epicentro de su religión y destino principal de los fieles a su nueva fe. Aunque realmente Mahoma quería declararse dios de su nueva fe, sabía que no sería muy fácil convencer a la gente de que un humano se ha convertido en dios, así que por sugerencias de su equipo decidió ser un profeta, lo cual también le otorgaría poder absoluto. Investigaron todo lo que necesitaba una fe: un dios, un profeta, un libro religioso, un hogar sagrado de dios y muchos seguidores. Entre muchas opiniones e ideas eligieron unas que les parecieron perfectas a todos. Decidieron establecer un sistema entero para esta nueva fe que impondrían al mundo:

(1) El nombre de la fe: ISLAM

 (2) El nombre del dios: Decidieron que el nombre del dios de esta nueva fe sería “Alá”, y su definición de Alá fue siguiente: “Alá es Único; Alá es eterno. Jamás engendró ni fue engendrado; y no hay nada que se le asemeje, Alá es el más benévolo y ama a sus criaturas más que una madre a un hijo”.

 (3) El Profeta de la nueva Fe: Decidieron declarar que Mahoma sería el último, más venerable y más importante profeta de Alá, y lo plantearon de manera que pudieran otorgar a Mahoma tanto poder como lo tendría el propio dios.

(4) Los seguidores de esta nueva fe serían llamados musulmanes, y según el Islam serían los mejores humanos del mundo, el mundo habría sido hecho solamente para ellos y que solamente los musulmanes alcanzarían la gloria. Así mismo Mahoma dio todos los derechos a los musulmanes, con el propósito de que pudieran hacer violencia, cometer injusticias o cualquier acto oscuro en el nombre del este nuevo fe para expandirse por todo el mundo y conseguir más poder para Mahoma.

 (5) El libro religioso que crearían se llamaría Corán, que hablará y demostrará la superioridad de Mahoma. A través de este libro van a engañar y convencer a todo el mundo, utilizando los mensajes y enseñanzas que serán a favor de los propósitos de Mahoma y su equipo.

(6) El hogar sagrado de la nueva fe: decidieron que La Meca sería el hogar de dios, para que todo el mundo la visitara y recibiese muchos más ingresos para levantar el Reino de Mahoma (Meca).

(7) Luego idearon las maneras de rezar y adorar: se establecieron ritos; determinaron reglas de cinco rezos diarios, el ayuno durante el mes de Ramadán, y visitar obligatoriamente La Meca una vez en la vida.

 (8) Decidieron declarar a través de falsos mensajes de Alá que por ser Mahoma el último, más venerable e importante profeta de Alá, todo el mundo tendrá que actuar en sus vidas como actúa Mahoma y al hacerlo este acto se llamará “Sunnah”, y quienes adopten este comportamiento tendrán un camino más directo hacia la gloria. De esta manera Mahoma pretendió a hacerse más y más fuerte, al convertirse él mismo en el modelo a seguir por todos los fieles.

(9) Mahoma decidió designar un sitio oficial y legal para sus seguidores donde con la excusa de rezar puedan planificar las guerras y sus actividades negras. Le dio nombre a este sitio “Mezquita”, -que ya existen en todo el mundo-. Mahoma y sus seguidores planificaban todas las masacres humanas detrás de las puertas a medio cerrar de las mezquitas. – Y ahora los Terroristas Islámicos de mundo moderno están siguiendo los pasos de Mahoma dentro de estas mezquitas (Oficinas del Terrorismo) para destruir la paz del mundo-.

(10) Por último convirtieron en obligación de todo creyente la participación en la Guerra Santa (Yihad) en el nombre del Alá, el dios creado por Mahoma.

Todo fue un plan bien hecho con el propósito de que Mahoma y sus seguidores pudieran conseguir todo lo que quisiesen.

Mahoma decidió empezar la misión en su pueblo (Meca) y aprovechar el nombre e influencia de su mujer para hacer creer a la gente sus palabras. Mahoma pensó en convencer primero a su mujer acerca de la nueva fe y así luego, su mujer, podría asegurar a todo el mundo de que todo lo que Mahoma dijese era la verdad.

En el año 610, a la edad de cuarenta años, Mahoma empezó a tomar acciones según sus planes. Primero quería engañar a su mujer. Le dijo que quería revelarle un secreto. Ella, que le respetaba mucho, siempre escuchaba cada palabra de Mahoma con mucha atención. Mahoma le dijo que le había visitado el ángel Gabriel trayéndole un mensaje de Alá. Dijo que Alá le había elegido como mensajero para expresar el mensaje de Alá en todo el mundo. Al oírlo la esposa de Mahoma se sorprendió y le pareció increíble, que un humano quien, hasta ayer era un hombre de negocios, de repente se convirtiera en un profeta de un dios llamado Alá. A ella le pareció imposible de creer, y no entendía por qué Mahoma había creado esa fantasía. Ella le dijo que no entendía nada. Mahoma se dio cuenta de que su mujer no estaba tomando en serio su declaración. Entonces, como persona muy astuta e inteligente que era, empezó a rezar a Alá, de rodillas besando el suelo y llorando. Varios días siguió con este acto. Finalmente su esposa se solidarizó y se puso llorar también. Le dijo a Mahoma que le creía. Y que ella quería hacer todo lo que estuviese en sus manos. Entonces, Mahoma le dijo: “antes de nada quiero que tú te conviertas al Islam y aceptes la existencia de Alá y a mí como su mensajero”. A pesar de que ella no estaba de acuerdo al cien por cien ni con Alá, con sus mensajes o con su mensajero, ella lo hizo por su marido. Después, Mahoma pidió que le ayudara a convencer a la gente de La Meca que dios (Alá) le había enviado un mensaje al pueblo a través de Mahoma: “Alá es el único dios y Mahoma es el profeta de Alá”.

Aprovechando la influencia, estatus y apoyo de su esposa, Mahoma introdujo la nueva religión del Islam públicamente y se declaró profeta como en el pasado se habían declarado “Abraham” y “Jesús”. Mahoma estaba copiando a Abraham y a Jesús pero con la mala intención de engañar a todo el mundo. Cuando el pueblo de La Meca oyó acerca del Islam, Alá como dios y Mahoma como profeta, al principio nadie le quiso escuchar ni creer. No era tan fácil como salir a la calle y gritar para demostrar a todo el mundo de la existencia de una nueva fe, un nuevo dios y un nuevo profeta. -Una fe no es un plato típico de Comida Árabe que se puede preparar en una hora -.

 Pero la esposa de Mahoma le ayudó mucho a hacer llegar su mensaje a todo el pueblo y convencer a muchos de ellos. Además miles de personas del equipo de Mahoma se convirtieron falsamente al Islam para enseñar al pueblo que había una revolución, que dios (Alá) había enviado su verdadero mensaje a este mundo, y que había elegido La Meca como su hogar sagrado. La mujer de Mahoma y su equipo sobornaban sutil y astutamente a los pobres y mendigos para convertirse al Islam y aceptar Mahoma como un profeta, dándoles dinero, comida y otras cosas de primera necesidad. Así Mahoma incrementaba la cantidad de gente que adoptaba su falsa fe. Mahoma empezó a triunfar, logrando también convertir al islam a sus amigos y conocidos más cercanos. Les convenció diciendo que todos los mensajes recibidos eran palabras de Alá. En cada mensaje de este dios siempre se mencionaba el nombre de Mahoma, para que todo el mundo se diese cuenta de que éste era muy importante para Alá. Para hacer creer a más gente, Mahoma tuvo que actuar como el falso profeta que era e intentaba convencer a todo el mundo de que estaba recibiendo mensajes de dios y que venían los ángeles de Alá a verle. No lo podría hacer ni en su casa ni en las calles porque, al hacerlo falsamente, en los lugares públicos su engaño se descubriría. Por eso eligió el lugar donde escondía su dinero de los robos, la Cueva en las Montañas de Hira, en La Meca. Mahoma iba ahí para esconder el botín que le traía su equipo desde otros pueblos, pero decía a todo el mundo que iba a la cueva para recibir el mensaje de Alá, para ver a los ángeles de Alá, para meditar y rezar a Alá. Este proceso siguió por varios años, hasta que Mahoma creó muchísimos falsos mensajes. Todos estos mensajes fueron contenidos en el libro al que llamó Corán, creado por Mahoma para engañar al pueblo de La Meca, al mundo árabe, y a la humanidad. Un libro que fue hecho con el objetivo de demostrar la superioridad de Mahoma, y para que él pudiera cumplir todos sus deseos.

 Comenzó así a predicar el islamismo basándose en unos principios de dos caras. Por un lado, la existencia de un único Dios y la inmortalidad del alma, y en el otro la violencia, la guerra (yihad), para matar, odiar y discriminar. Se hizo una mezcla de dos ideologías (una buena y otra mala), perfecta para que nadie pudiese refutarla. Al principio sus únicos seguidores fueron sus familiares más próximos, luego sus amigos íntimos, después la gente de su pueblo y por último predicó públicamente en la ciudad y sus alrededores. Para Mahoma era importante lograr una comunidad grande para su falsa fe, con el propósito de crear una base fuerte. El pueblo ya le creía. Su esposa y su equipo le promocionaban de puerta en puerta. -Y es parte de la naturaleza humana, que cuando hacemos mucho ruido y millones de personas escuchan un mensaje, habrá al menos miles que lo creerán y seguirán-. Es lo que pasó. Poco a poco la gente empezaba a creer. Todo estaba yendo como quería Mahoma. Su estrategia estaba triunfando. La gente bajo las órdenes de Mahoma aún seguía robando, violando y matando gente fuera de su pueblo. Y en su propio pueblo él pretendía ser un profeta de Alá.

 Los árabes de La Meca estaban aferrados a su politeísmo, y los demás, cristianos y judíos, se sublevaron contra el profeta. Las familias más poderosas de Meca se volvieron contra él. Las comunidades cristianas y judías de Meca estaban provocadas e indignadas por las impetuosas actividades de Mahoma. Éste empezó a ser obstaculizado por las comunidades cristiana y judía, que sabían que Mahoma era un mentiroso y que no había ni Alá ni profeta de Alá. Y surgieron los problemas cuando Mahoma se metió a insultar otras fes. Los judíos y cristianos no le dejaron entrar tan fácilmente en sus comunidades a predicar los falsos mensajes. Así que Mahoma tuvo que utilizar la violencia y el poder de su mafia contra todos los que pusieran obstáculos en su camino. Por fin, por el miedo a Mahoma, las demás comunidades decidieron no confrontarlo para evitar tener problemas con él y con su grupo mafioso. Y dejaron a Mahoma practicar su nueva fe. Aunque le ofrecieron un acuerdo para que existieran todas las religiones juntas en La Meca, para Mahoma el objetivo no era practicar religión si no gobernar el mundo entero. Por eso Mahoma rechazó cualquier tipo de acuerdo. Él quería una dominación completa. A Mahoma no le gustaba compartir el poder.

Aunque la violencia era parte de la estrategia de Mahoma, en estos momentos él quiso hacerlo más suavemente, con amenazas verbales y fuerza. Aunque si llegaba el momento, Mahoma y su equipo de asesinos, sacaban sus espadas ante los que no querían seguir sus órdenes. Mahoma envió su mensaje a la comunidad cristiana y judía para que aceptaran el Islam, pero esta vez no tuvo éxito. Los judíos y cristianos a pesar de tener miedo a Mahoma le rechazaron y le dijeron que ellos tenían un dios que les salvaría.

4.- El inicio de la Violencia

Mahoma ahora estaba buscando la manera de lograr convertir a cristianos y judíos al Islam. Con trucos, mentiras, fuerza y amenazas Mahoma añadió nuevos mensajes al Corán y los dió a conocer:

 (1) “He sido ordenado por Alá para luchar contra todos los Infieles hasta que se sometan a la realidad de que no hay Dios pero sí Alá y Mahoma es su mensajero”.

(2) “Sométanse y testifiquen que no hay Dios, pero sí Alá y Mahoma es el apóstol de Alá, antes de que pierdan la cabeza”.

En resumen, según el mensaje de Alá, Mahoma transmitió al mundo a través del Corán, “ordeno a los musulmanes luchar contra los infieles hasta que éstos sean muertos o convertidos al Islam. Permitir a personas de otras fe vivir e ignorar el Islam no es una opción”.

Los siguientes años fueron de barbarie y violencia. Mahoma forzó a los cristianos y judíos a convertirse al islam a punta de espada. Sus mujeres eran violadas por Mahoma y sus seguidores. Y sus tierras eran capturadas. Muchos niños quedaron huérfanos y las chicas jóvenes perdieron a sus novios. La barbarie de Mahoma no distinguió entre jóvenes, ancianos, o niños. Todos fueron víctimas de la espada de Mahoma. Mujeres viudas, niños huérfanos, maltratos físicos y psicológicos. Mahoma sumía en la misma situación que él sufrió, sin padres, a otros niños árabes. Una parte de la población, con profundo horror y sufrimiento, lloró el resto de sus vidas.

 Los que no quisieron convertirse al Islam y quisieron seguir sus propios religiones fueron obligados a vivir sometidos debajo del gobierno de Mahoma y fueron obligados a pagarle cantidades de dinero periódicamente para que les permitieran seguir con vida. Mahoma le dio el nombre a este impuesto “Jaziyya”.

El éxito rotundo de su estrategia atrajo varios grupos mafiosos de otros pueblos y países árabes, unos grupos de la ciudad árabe de Medina le invitaron a ir y negociar para agregarse al grupo de Mahoma.

A Mahoma le interesó esta oferta porque necesitaba más mano de obra y alianzas políticas con varios grupos, para seguir con el plan de ondear su bandera en todo el mundo.

5.- Inicio de la Guerra Santa (yihad)

Mahoma y sus alianzas mafiosas llegaron al acuerdo de compartir el poder pero siempre y cuando gobernaran el mundo bajo de la bandera de Mahoma. Y desde Medina empezaron una nueva historia. La religión, que fue creada por Mahoma, estaba a punto de ser expandida internacionalmente, con muchos planes de guerras, violencia y acción militar islámica. Mahoma y sus seguidores iniciaron la ofensiva contra países pacíficos para imponer el Islam. Usando la fuerza, violencia, eliminando a sus enemigos y obstáculos a su paso. Emprendió la Guerra Santa contra el paganismo cristiano, judío y politeísta. Esta guerra cobró incontables vidas en varias comunidades, ciudades, países, y entre gente de varias fes. Hasta el momento no ha sido posible hacer una lista verdadera de todas las masacres que cometió Mahoma en su ambición de poder, pues son incontables, pero algunas guerras y atentados contra la humanidad muy importantes cometidos por Mahoma son los siguientes:

La guerra de “BADR”

 La guerra de “UHUD”

La guerra de “AHZAB”

La guerra de “HUNAYN”

La guerra de “TABOOK”

La guerra de “MU´TAH”

Las guerras causaron la peor masacre humana de la historia de nuestra humanidad. Empezó por Medina, pasando por La Meca a todo el mundo árabe, -conquistando muchos países y sometiéndolos bajo su bandera-, y llegando a los pies de casi todo el mundo. Tanto éxito y riqueza volvió a Mahoma demasiado cruel y sinvergüenza. Sus pies no estaban en la tierra, estaba volando en el cielo de su propio mundo, creado por las mentiras y violencia. El palacio de su vida estaba lleno de las alegrías y lujo que construyó encima de los cadáveres de miles de víctimas inocentes, y le hacía sentir como un dios que podía hacer bailar a todo el mundo con un solo dedo.

6.-El Despertar de la Lujuria

Pasó de ser un huérfano pobre a convertirse en ladrón, después en un mafioso asesino, luego un falso profeta y ahora, a la edad de cincuenta y dos años se había convertido en un robot sexual lleno de lujuria. Después del duro trabajo de tantos años robando, torturando y matando a tanta gente, quiso alegrar un poco su vida sexual. El sexo y la lujuria eran dos capítulos de su vida que se le habían olvidado en su lucha por ser rico y poderoso. Pero ya que lo había conseguido todo, se le despertaron sus deseos sexuales, a pesar de tener cincuenta y dos años y le quedaba poco para marcharse de este mundo.

 En las guerras mataban a judíos y cristianos, y las mujeres de estas víctimas las apresaba Mahoma. Era él quien elegía a las mujeres más atractivas y las que sobraban se las daba a su equipo. Estas mujeres pasaban a ser esclavas de Mahoma. Les hacía bailar, las forzaba a darle placer sexual a punta de espada y, después de usarlas, las tiraba.

Las mujeres habían sido como un juguete para Mahoma. No las valoraba ni respetaba. Para él las mujeres eran de usar y tirar. Y era lo que enseñaba a todos los hombres que le seguían. Es por eso que, hasta hoy, en el mundo islámico las mujeres no tienen los mismos derechos y el mismo respeto que los hombres.

Gracias a Mahoma hoy día en el mundo islámico las mujeres están sometidas, discriminadas y torturadas por los hombres. A Mahoma le gustaba jugar temporalmente con las mujeres y luego las trataba como esclavas. Con las que le gustaba estar mucho tiempo las forzaba a punta de espada para casarse con él. En los siguientes años se casó varias veces. Dejando una tras otra. Divorciándose de las que no le interesaba para casarse con otra. El Corán y la historia nos dice que Mahoma se casó once veces, pero según los indicios, Mahoma se casó muchas más. Es porque en algunas ocasiones se había casado varias veces en una misma semana o mes.

Algunas personas se atrevían a cuestionarle sus actividades sexuales y matrimoniales. – Pero hay un refrán que dice “Cada perro tiene su día” , este refrán se aplicaba perfectamente a Mahoma-. El sabía cómo justificar sus malos actos y actividades oscuras. Se sirvió del Islam como escudo. Cada vez que se casaba con una mujer decía a todo el mundo que era el deseo de Alá, y que Alá le había ordenado casarse con esta mujer. Cuando mencionaba el nombre de Alá, ya nadie se atrevía a cuestionarlo más. Encima creó otro mensaje falso: “los hombres pueden casarse con cuatro mujeres a la vez”, otra manera de legalizar sus actos sexuales. Además de su primera mujer Khadijah, en los siguientes años Mahoma caso con las siguientes mujeres:

1. Sawda bint Zama

2. Aisha: La tercera y más cuestionable mujer de Mahoma, hija de su mejor amigo Abu Bakar, una niña de 6 años que estaba comprometida con un chico joven “Jubayr ibn Mut’im”. Pero como siempre los deseos sexuales de Mahoma actuaron e hizo trucos para conseguir a esta niña, rompiendo la relación de compromiso de los dos jóvenes. Al momento de casarse con esta niña “Mahoma” tenía la edad de 52 años.

3. Hafza bint Umar

4. Umm Salama Hind

 5. Zaynab bint Khuzayma: La sexta mujer de “Mahoma”. Una judía cuyo padre, marido y tío fueron asesinados por el ejército islamista de Mahoma.

 6. Zainab bint Jahsh: Fue la esposa del hijo adoptivo de Mahoma (su nuera). Mahoma utilizó sus trucos creando un mensaje falso de Alá forzando a su hijo a divorciarse de su esposa para conseguir casarse con ella.

7. Juwairiya bint al-Haris:

8. Safiyya(Safiyya bint Huyayy): Fue una mujer judía de 17 años de edad. Mahoma mató su padre, su marido Kinana, y su hermano en el mismo día. Y la violó a ella la misma noche. Su marido Kinana fue torturado y asesinado por Muhammad para hacerle revelar su tesoro oculto.

9. Barra bint al-Harith (Maimuna): 10. Umm Habiba: Mahoma tuvo relaciones sexuales con casi cualquiera que se le antojaba, gracias a interés extraordinario de Alá (Según Mahoma) en su vida sexual, pues le daba órdenes para casarse una y otra vez. Explotó sexualmente a las niñas menores, mantuvo muchas esclavas e incontables esposas. Mahoma nunca olvidó justificar sus razones a través del Corán. Diciendo que todos sus matrimonios fueron por el bien de la humanidad, que Mahoma ayudaba a las mujeres viudas. Pero en realidad fue Mahoma mismo quien mataba a los maridos de las mujeres, luego las violaba y las forzaba a casarse con él.

7.- La Discriminación de las Mujeres

Mahoma nunca apaciguó el odio y enfado en su corazón. A él le parecía que todas las mujeres eran malas y crueles como su tía y en consecuencia quiso vengarse de todas. Veía la cara de su tía en cada mujer. Es por eso que a través de sus escritos y órdenes ha legado una vida muy difícil para las mujeres. Por ejemplo, entre sus órdenes se expresa la discriminación de la mujer en varias maneras:

 (1) Los hombres musulmanes pueden casarse 4 veces a la vez, pero las mujeres no tienen ningún derecho de protestar o casarse igualmente más de una vez.

 (2) Mahoma hizo tan fácil para los hombres destruir la vida de sus mujeres, que un hombre en cualquier momento, sin ningún aviso, preparación o un proceso legal puede divorciarse de su mujer en unos segundos, tan sólo diciendo la palabra “Talaq“ (Divorcio) 3 veces. Pero la mujer no lo tiene tan fácil si quiere divorciarse de su marido. Primero la sociedad islámica no le permite hacerlo y si aún así ella quiere su libertad rebelándose, tiene que pasar por un largo y penoso proceso. Pero luego por ser divorciada no tendrá el mismo respeto en la sociedad como antes. (3) Cualquier religión permite a los hombres y mujeres rezar juntos a dios bajo el mismo techo, pero Mahoma en este caso también discriminó a las mujeres. No les está permitido rezar en las mezquitas juntos con los hombres. Esto porque según Mahoma las mujeres son humanos de segunda clase y no están tan cerca de Alá como lo están los hombres. Es por eso que las mujeres siempre rezan separados de los hombres, la gran mayoría desde sus casas.

 (4) Mahoma no permitió que Las mujeres entren en el cementerio. A pesar de que si muere una mujer puede ser enterrada en el cementerio, serán los hombres quienes llevarán su cadáver al camposanto para su entierro.

 (5) Las mujeres no pueden acercarse, hablar o hacer amistades con los hombres que no sean parientes cercanos. Pero en cambio los hombres no tienen ninguna restricción así.

 (6) Las mujeres siempre deberán estar cubiertas. Están obligadas a tapar sus rostros y cuerpos enteros.

 (7) Mahoma no creía que las mujeres eran inteligentes o que su palabra tuviera valor, es por eso que en las leyes islámicas que inventó Mahoma, el testimonio de una mujer no es válido. Por ejemplo si una mujer ha sido violada y ella lo denuncia, ésta denuncia no será procesada hasta que no haya por lo menos un hombre que testifique con su palabra.

Al hacer todo eso Mahoma dejó a la mujer condenada a sufrir por siempre. No podemos cambiar o mejorar la situación porque las mujeres tienen ya su futuro y destino decididos por Mahoma a través del Corán, y el Corán es un libro que no permite modificaciones o cambios.

A través del Corán, que es propia creación de Mahoma, dejó un mensaje claro a todos los musulmanes: que no hagan amistades o relaciones con los “Qafir” (personas que no son musulmanas). Después de ganar las guerras Mahoma y su equipo capturaban los edificios de las ciudades y los convertían en sus mezquitas, y en ellas erguían los altos Minaretes, que según Mahoma eran las señales de victoria del Islam. Las mezquitas no eran solamente un lugar para rezar, sino la gran oficina de su conquista del mundo y los minaretes demostraban su poder.

Mahoma inventó su bandera Islámica con la imagen de una espada. Este símbolo significa que todos tendrán que temer a la espada y poder de Mahoma. Con esta espada Mahoma asesino y amenazó al mundo para someterse al Islam. Esta imagen de la espada todavía existe en la bandera nacional de Arabia Saudí donde nació Mahoma y creó la mentira del Islam y su guerra contra la humanidad.

Mahoma declaró que quienes no son musulmanes no podrán entrar en la Kaba (Hogar de Alá) situado en La Meca. El mensaje de Mahoma era muy claro: todos los que no son musulmanes, son enemigos de Mahoma y sus seguidores. Mahoma nunca permitía nadie a oponerse a él. Oponerse Mahoma significaba perder la vida. Varias personas de su propio grupo que se rebelaron contra él fueron asesinadas brutalmente por Mahoma. Y hasta el día de hoy los musulmanes siguen la misma ideología. Según ellos, quien decida abandonar o criticar el Islam, será castigado.

8.- La Muerte del “Gran Profeta”

Después de lograr todos sus objetivos de ser rico, poderoso y respetable, en el año 632 a la edad de 62 años, Mahoma murió. Pero antes de irse de este mundo dejó tanto radicalismo y violencia en los corazones de los musulmanes que nunca lo podremos quitar o cambiar. Aunque Mahoma murió, sus seguidores, alianzas políticas y equipo de delincuentes siguieron con todas las injusticias, torturas y masacres que él les enseñó. Y no fue por la fe en el Islam, ni por respeto a Mahoma. Era porque ya no eran capaces de vivir sin el lujo y poder provenientes de las mentiras de la Fe (Islam) que creó Mahoma. Desde entonces han extendido esta falsa fe en todo el mundo y todavía siguen con su ideología de gobernar el mundo a cualquier precio y de cualquier manera, tal como les enseñó Mahoma.

9.- El Olvido del Pasado y Las Nuevas Generaciones

Las personas que fueron convertidos al Islam por la fuerza continuaron con esta trampa islámica por el temor a Mahoma. Y así, de generación en generación, el tiempo pasó. Las cosas del pasado fueron olvidadas y las nuevas generaciones no se dieron cuenta de que seguían una religión que estaba erigida sobre las tumbas de muchos hombres inocentes, y que respetaban una religión rodeada por un mar lleno de las lágrimas de incontables mujeres. Continuaron venerando a Mahoma como el mensajero de Alá, y al Islam como la religión que sus generaciones pasadas les legaron. Ellos nunca llegaron a saber la historia o la realidad que cómo Mahoma brutalmente mató y torturo a personas para convertirlas a una religión que no existe. Y desde allí hasta hoy, billones de musulmanes inocentes siguen la educación violenta e injusta del Islam que Mahoma impuso en ellos. Éstos musulmanes de fe ciega no saben que son las generaciones descendientes de las personas que fueron forzadas a convertirse al Islam y que siguen una religión que es la creación de una mafia egoísta que creó esta trampa islámica para hacerse fuerte.

10.- Mensaje del Autor

Entendemos perfectamente que Mahoma vivió una situación terrible en su infancia y juventud. Sin padres, sin amor y sin recursos para una buena vida, y por eso derivó en un delincuente, una persona egoísta que hizo todo por conseguir sus propio intereses. Cualquier persona en su lugar podría terminar en el mismo camino. A todo el mundo le gusta el dinero y el poder. Pero ahora es el momento de entenderlo, entender sus mentiras, darnos cuenta de su carácter y realidad y salir de esta fantasía del Islam que él creó. Ni el mismo Mahoma habría imaginado que una fe que él creó falsamente para ganar el mundo, crecería tanto y billones de persona lo seguirían a él y sus mentiras con tanto respeto y devoción.

 ¿Qué ha pasado a los billones de personas que no pueden distinguir entre verdad y mentira?, ¿Por qué no ven que Mahoma solamente fue un humano como nosotros que hizo todos estos delitos por la naturaleza humana de desear el poder y riqueza?

Sé que no tengo pruebas de que Mahoma no fue un profeta sino un mafioso. Pero los musulmanes tampoco pueden demostrar la veracidad del carácter sagrado y espiritual de Mahoma. Simplemente quiero decir, ¿cómo puede ser profeta un hombre que violaba a las mujeres, abusaba de los menores, mataba a gente inocente, arruinaba el futuro de las familias y lideraba a sus seguidores a la barbarie? Si aún estuviera vivo, estoy seguro de que ninguna ley, ningún país ni cultura le dejaría en libertad, y que le castigarían por todos los delitos que cometió contra la humanidad.

El objetivo de esta biografía no es declarar a Mahoma un delincuente ni convencer al mundo a dejar la fe que él creó. Sólo quiero mostrar la otra versión de la realidad. Son ustedes quienes deben decidir si todavía le respetarán como un profeta sagrado o dejarán de seguir sus enseñanzas y violenta educación, por el bien del futuro de nuestro mundo.

Autor: Imran Firasat

 Email: mundosinislam@yahoo.com

Websites: www.mundosinislam.com

www.Islamradio.es

~ por Antonio BSoler en marzo 1, 2012.

6 comentarios to “La Auténtica Biografía de Mahoma.”

  1. es un articulo muy bueno , pero hay unas historias incorrectas segun confirmen los fuentes y las referencias : 1- el nombre de mahoma no es su nombre verdadero y le llamaron asi despues muchos años de su nacimiento.
    2- ninguno podria saber la fecha correcta de su nacimiento.
    3- susbechan que el padre de mahoma es inconocido.
    4- como puede ser de una familia muy poderosa en mecca y trabaja como un pastor al contrario del resto de (su familia).

    hay mas puntos y son muchas las mentiras en la hisroria de mahoma.

    • Disiento pero totalmente.

      Mahoma es como le llamamos los occidentales, el nombre es Muhammad (hablando suena algo así como “Muhámmad” acentuando en la “a”) por lo que eso de que “le llamaron así …..” es completamente falso.

      El artículo dice “hacia el año…” luego no se especifica año exacto. Esto denota algo de mala fé por tu parte.

      Nada se dice de que la familia fuera “muy poderosa”, sinó de que el abuelo era hombre situado y generoso pero que pasaba por apuros económicos, lo cual indica que, o no prestas mucha atención a lo que lees o no sabes leer muy bien (no se si eso que has puesto en el punto 3, “susbechan” es un fallo o es una MUY GRAVE falta ortográfica, puesto que se dice y escribe SOSPECHAN. Desde luego, la palabra susbechan no existe en Español, ni en francés, ni en inglés, ni en catalán, ni en gallego, ni en vascuence, ni en italiano, ni en alemán, ni en griego…..) aparte de que y eso lo llevamos viendo históricamente en muchos casos, que en las familias, hay parientes ricos y parientes pobres y el porqué es cosa interna de dichas familias, puede ser por temas de herencia, rencillas personales, etc., etc., etc..

      Luego no existe ni una sola mentira, mentira es todo lo que los musulmanes llevan contando desde el principio. Es en lo único en lo que realmente son maestros, EN EL EMBUSTE, LA MANIPULACIÓN Y EL ENGAÑO.

  2. ACABO DE MANDAR UN REBUZNO MUSULMÁN, REGURGITADO POR UN IDIOTA QUE FIRMA COMO “i am prod to by muslim” a las letrinas de la PORQUERA, único sitio donde puede mandarse.

    Como todo musulmán, no dije más que majaderias supersticiosas sin el menor sentido y totalmente irracionales.

  3. MI RESPUESTA ES MUY SIMPLE: LA LEY DEL TALION (OJO POR OJO
    Y DIENTE POR DIENTE). EN OTRAS PALABRAS, ELQUE A ESPADA MATA, SEA MUERTO A ESPADA.

  4. mentira hijos de puta aqu solo poneis tonteria y ideas absurdas a casao los crisitnaos no mataban y violaban a mujreres en nombre de jesus y los judios k llevan años matando a los palestino

    • ABSOLUTAMENTE VERDAD, PUTA MUSULMANA DE MIERDA, TU SI QUE ERES UNA HIJA DE PUTA Y PROCEDES ADEMÁS DE UN INCESTO.

      LAS VERDADES DUELEN ¿EH?.

      NO PUEDES AGUANTAR, NI TU NI TODOS LOS DE TU PUTA RELIGIÓN DE MIERDA QUE SE DIGAN LAS COSAS COMO SON.

      MAHOMA NO ERA OTRA COSA QUE UN ASESINO PSICÓPTA DEPRAVADO SEXUAL, VIOLADOR, EXPLOTADOR Y MALTRATADOR DE NIÑAS.

      YO ESCUPO A ESA ESTUPIDA SUPERSTICIÓN DE ALÁ, ME CAGO EN LA TUMBA DE MAHOMA Y ME LIMPIO EL CULO CON EL PUTO CORÁN.

      NO TE DIGO QUE TE FOLLE UN CAMELLO PORQUE ES LO QUE TE GUSTA, PIOJOSA MORA.

      Y APRENDE A ESCRIBIR BIEN, ANALFABETA.

      ASÍ SOIS TODOS LOS MUSULMANES, UNOS SUBDESARROLADOS DE MIERDA.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.710 seguidores